1/10 Cada Cosa en su Sitio

FILOSOFÍAS Y DOCTRINAS I (serie)

Por mucho tiempo se ha estado confrontando el dogma religioso contra la Ciencia. A reserva de las pertinentes referencias y honores desde los griegos  hasta los modernos, desde Aristóteles hasta Karl Popper y Feyerabend; Primero como filosofía natural y luego como Ciencia, y también a los teólogos correspondientes, a continuación me permito hacer un decálogo de reflexiones propias al respecto, en una serie de diez entradas.

En realidad lo que se presenta confrontado son dos filosofías de vida. Una basada en creencias religiosas y otra basada en teorías científicas.  Como tal, una –filosofía de vida- supone estilos, comportamientos y formas de pensar propias (Entiéndase filosofía como forma de pensamiento). Hay que señalar, que se aglutinan todas las formas religiosas en el bando de la filosofía de las creencias. Se trata más propiamente de discusiones entre teístas vs ateístas (o ateos).

En estricto sentido, no es necesario que dentro del bando ateo figure solo gente que se dedica, de una u otra forma, a la ciencia. O sea, científicos.  De hecho, la estadística de ateos en el mundo, va más relacionada con el nivel educativo, el desarrollo socio-cultural y económico también, que con la profesión de científicos específicamente. (Con la gran excepción de los Estados Unidos, donde a pesar del liderazgo económico, es mayoritariamente teísta). Esto podría hablar en principio, de una especie de “adoctrinamiento cultural” ejercido por el dominio de la llamada cultura Occidental, misma que ha venido depositando su motor principal en la Ciencia. El caso es que, en todas estas discusiones teísta-ateístas, a los contendientes se les termina por denominar como científicos vs religiosos.

Esto encierra una pequeña, gran inexactitud de interpretación, que viene a ser tomado por los teístas como el primero de sus argumentos en contra de los ateístas, aduciendo que la ciencia es como otro dogma. Y es que se pone a la ciencia como el sistema de creencias opuesto a la religión, cuando la ciencia no es ningún sistema de creencias, como lo es la religión. Es la filosofía ateísta, la opuesta a la filosofía teísta, y no la ciencia. Como está dicho en los primeros párrafos; mientras una se basa en creencias, la otra se basa en teorías. A estos niveles, la misma filosofía de la ciencia dice que las teorías   no son “leyes inquebrantables”, sino -supuestos más verificados, o con mayor resistencia a la falsabilidad-. 

Para seguir siendo propios, es necesario también precisar que la filosofía teísta, no es propiamente una filosofía sino una dogma, a diferencia del ateísmo, el cual si es una corriente “filosófica”. Las diferencias entre dogma y filosofía están básicamente entre  “creer” y “suponer”; (Gray hará ver creer en teorias como lo mismo que creer en dogmas… esto podría ser una falacia, pero concedamos el beneficio de la duda.)

Una creencia dogmática no necesita, ni se le debe exigir, una lógica racional, ni una verificación encaminada a una demostración de causas y efectos. Y luego debe tomarse esa creencia como una ley inquebrantable sin cuestionarse. No permite replica. Mientras que la suposición teórica debe mostrar siempre lógica en todo sentido, y tener formas de verificar su validez. Y además, solo debe ser tomada como un supuesto válido, sometida a la duda y escrutinio, hasta que no haya otra mejor.

(De entrada, esto podría dejar claro en dónde está la soberbia; mientras una exige credo pero no aporta sustento lógico, la otra somete su lógica al escrutinio y no exige credo, ni adeptos, sino entendimiento y entendedores.)

Tenemos entonces, a quienes entienden la existencia en función a creencias dogmáticas y quienes la entienden en términos de construcciones y supuestos teóricos.

Con esto y hasta aquí, no pretendo convencerme por alguna de las dos posturas. Solo he querido poner las cosas en su sitio. La ciencia NO es un sistema de creencias comparable con la religión, como tampoco la religión puede ser un instrumento para la construcción de conocimientos. La discusión propiamente dicha, se encuentra entre un dogma y una filosofía. Dos formas de Pensamiento muy distintos; un Pensamiento dogmatico teísta y un Pensamiento filosófico ateísta.

Resultando que unos teístas pueden ser religiosos (profesar en una iglesia) y otros no. Y unos ateos pueden ser científicos y otros no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s