3/10 El tamaño de la Incertidumbre para cada pensamiento

 FILOSOFÍAS Y DOCTRINAS III  

fig. el cuadro religioso y el cuadro de la Ciencia 

En el pensamiento teísta se tiene resuelto el panorama completo, y se posee un cuadro pintado prácticamente en su totalidad. O al menos, se tiene claro el principio y el fin de todo el cuadro. Es decir, se tiene el génesis y la redención final. Se tiene el Cómo es que estamos aquí,  el Por qué estamos aquí, y el Para qué estamos aquí, sin más necesidad que creer. Lo intermedio puede permanecer difuminado en el misterio, mientras el cometido y el sentido de la vida estén claros. Muchas cosas pueden quedar en el misterio debido a la limitación humana para poder comprender el proceder de un ser supremo (argumento de humildad). Estrictamente, no importa; Mientras la verdad última sea observada, el cuadro mantiene su coherencia. Aquí tenemos la inevitable incertidumbre disminuida lo más posible y delimitada por su periferia de gloriosa certidumbre. Y sobre todo, garantizando el cálido resguardo del amor divino cobijándolo todo en un dulce romance y consuelo.

 El otro, el no teísta, al basar su pensamiento en teorías, admite no tener cuadro aún. Quizás algunas pinceladas, solidas como la roca, pero apenas un esbozo de lo indescifrable aún. Aquí la incertidumbre es casi total. Se llegan a perder la noción del cometido y del sentido de la vida. Casi todo, o las cosas más importantes son un misterio. No hay verdad última, ni primera, solo unas suposiciones muy ingeniosas, y estéticas. Mucho menos existe aquí el cálido cobijo ni consuelo de una entidad divina. Hasta este punto, nada, estamos solos, o nos tenemos únicamente los unos a los otros, simples mortales. Se requiere de valor para montarse en esta filosofía de vida.

Alguna vez, la ciencia dio la idea de que lograría el conocimiento absoluto. Esto resultó en un fracaso materialista reiterativo en el positivismo y luego en el neopositivismo. Lyotard   dijo “la ciencia es solo un subconjunto, del conjunto de conocimientos posibles”. Si esto es cierto, cosa que parece razonable, quiere decir que entonces, los demás conocimientos –no científicos – son la incertidumbre, el espacio aún en blanco en los cuadros. Grande en el pensamiento científico y mucho más reducido en el dogma religioso.

Hasta hoy, ni Lyotard, ni John Gray, ni nadie, nos ha dicho de manera seria, ¿Cuáles son esos otros subconjuntos del conjunto conocimiento? Ante tal incógnita, solo cabe poner la incertidumbre.

Quizás aquí, pudiéramos discernir de manera un tanto simplista; ¿Qué es mejor? ¿Una certeza absoluta en base a dogmas incuestionables, o una pequeña certeza firme, abierta y discutible, aunque con incertidumbre de magnitud indeterminada?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s