4/10 Ser religioso o teísta

FILOSOFÍAS Y DOCTRINAS IV

Ser teísta es la simple creencia en uno o varios seres supremos, creadores de todo y existentes en un plano inaccesible físicamente (u otra dimensión), en cuyas razones y motivos descansa el destino, cometido y sentido de nuestras propias vidas.

Ser religioso es incorporar, además de lo anterior, una afiliación a una iglesia, observando reglas y estilos de vida.  Al teísta nadie más que dios, o los dioses, le exigen tal afiliación, mientras que al religioso se le exige a través de seres humanos, ministros de la iglesia en cuestión.

A la luz de la construcción de un firme basamento llamado Ciencia, y que provocara que muchos de los supuestos religiosos perdieran su significado literal, se abrieron dos caminos:

Uno donde, al perder su literalidad, el significado se busca, y se encuentra, en la metáfora. Como la metáfora de la creación del hombre a partir de barro. Y de los periodos de tiempo en los que se supone ocurrió el génesis. Hoy (no sé si otras pero) las religiones judaicas, cristianas y católicas son capaces de acoplarse a las teorías científicas aduciendo que el barro es la metáfora de “materia” y que los periodos bíblicos son parábolas de tiempos mucho más extensos. Que el Big Bang es justamente lo que se esperaría de un “Hágase la luz”. Y saben qué?… Finalmente, son metáforas que se ajustan, pero solo eso; metáforas ajustadas.  Metáforas útiles inclusive para el científico si se les considera como hipótesis. Esto sería, poner a la ciencia a buscar a dios, pero para ello, se requeriría de observaciones que justifiquen colocar la metáfora como hipótesis, para de ahí continuar la investigación. La ciencia no descarta nada, pero en ausencia de evidencias observables aún, solo se tiene la famosa “evidencia de ausencia”. Luego entonces, hasta este punto, la ciencia no habla de dios. Esto significa una omisión técnica, más no una negación

El Cómo es que el Hombre ha descubierto las cosas que ha descubierto, es lo que hace fascinante a el conocimiento, la razón humana y su ciencia. Mientras que justamente esto, parece ser lo irrelevante para la religión, permaneciendo como dije antes, difuminado en el misterio, ya que, mientras que su metáfora se ajuste a su creencia, el cuadro resiste a la incoherencia.

Y otro camino, donde surge un nuevo teísta. El que no cree en su iglesia pero si cree en un dios, al que inclusive le concibe y denomina de otras formas. Inteligencia, energía, etc. Lo que da lugar también, a una adoración similar a la de las religiones tradicionales pero sin Iglesia alguna, ni deidad (o deidades) muy definidas. Individuos que abandonan su religión para moldear sus creencias propias. Aquí tenemos a muchos científicos que al no poder creer más en la literalidad de su religión, han creado su propia filosofía teísta, donde conviven el nuevo macro y micro Cosmos descubierto por la ciencia, conviviendo perfectamente con alguna divina idea. En realidad no es nuevo, ya que es muy similar al Naturalismo y el Panteísmo del Heráclito presocrático

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s