Deducciones a las señales de nuestro Mundo…

Pasar por el mundo una vez cada 4.6 billones de años, y hacerlo solo por un periodo de 80 años en promedio, suele hacernos suponer dos cosas: Primero; que cada fenómeno natural es el primero en su tipo, y segundo; que ha de ser una especie de fatídica señal. Nuestro paso ha sido menor a un suspiro en comparación con las edades de la Tierra y aún mucho más del tiempo cósmico.

A pesar de que se supone que estamos acostumbrados a ciertos cambios, la verdad es que la sutil lentitud y gradualidad de los cambios nos hacen percibir a nuestro Mundo como algo bastante quieto. Nos tiene acostumbrados a una serie de cambios en secuencias cíclicas y con ritmos, más o menos, regulares. Algunos de los más breves, como el día- noche y las estaciones del año, han representado los cambios más significativos en nuestras vidas, mismos que ya no identificamos como verdaderos cambios, puesto que su regularidad nos parece como una constante, y no como una variante.

La aparente aceleración de actividad sísmica de la que hoy estamos teniendo noticia, ha generado entre muchos, la percepción de estar viviendo un inusual “cambio” en el comportamiento de nuestra Tierra. A esto hay que sumar lo mismo que sucede con otras manifestaciones violentas de la naturaleza, como tsunamis, huracanes y tornados. Por último, hay que agregar el calentamiento global, al que nuestra civilización ha estado ayudando a incrementarse con la contaminación ambiental. Hay que saber, que las fluctuaciones de temperatura en el globo, también son naturalmente usuales, aunque en frecuencias y graduaciones mucho más longevas que nuestro paso por el planeta.

Luego entonces, para muchos resulta lógico hacer algunas deducciones. Primero, ligan estos acontecimientos;

Los sismos y todos los demás fenómenos Terrestres se encuentran aumentando su actividad.

La segunda deducción es tomar una causa y generalizarla a las demás;

El aumento del calentamiento global, causado por el hombre, debe ser la causa también de todos los demás aumentos fenomenológicos.

La tercera y última deducción es la que tiende un puente entre los sucesos y un temor ancestralmente humano. El Hombre, tal vez por culpa, por presagio divino, o por apego a la vida, siempre ha visto en las manifestaciones naturales, un signo del final de los tiempos. Por lo que en esta última deducción;

el Fin del Mundo, o al menos de la humanidad, está  por llegar.

Hoy, como casi siempre, está de moda. (Véase la película 2012, y todo lo emanado de las supuestas predicciones Mayas.)

Por supuesto que debemos suponer conexiones entre todos los fenómenos en nuestro Mundo, pero también hay que ponderar el grado de influencia entre unos y otros. Entre temblores y tsunamis es alta, pero entre temblores y huracanes es casi despreciable. Entre estos últimos y el calentamiento global parecería haber mayor influencia, pero la lenta gradualidad aún lo mantiene en una influencia muy poco relevante. Donde parece haber una relación bastante, pero bastante baja, nula diría yo, es entre estos fenómenos y los miedos apocalípticos, o complejos de culpa, del Hombre.

Veamos las explicaciones científicas;

Los últimos terremotos forman parte de un patrón constante que se ha visto desde los 1900, cuando comenzaron los registros geológicos. Según los expertos (USGS) los registros muestran que no ha habido más terremotos en el mundo. Si vemos la distribución sísmica a escala global podríamos considerarlos como un proceso aleatorio.

Lo que sí es un hecho es que estos fenómenos son cada vez más devastadores. Pero no porque la Tierra se sacuda más, sino por el incremento en la densidad de población, y por ende, el aumento de poblaciones en zonas de riesgo.

Es decir, la percepción de que estos fenómenos están en aumento y que cada vez son más destructores se debe a que la gente sólo se entera de los terremotos que devastan a zonas pobladas, como en el caso de Haití y Chile.

A escala global, los terremotos que hacen “noticia” parecen agruparse en el tiempo porque aleatoriamente se dieron en zonas pobladas. Pero hay ocasiones en las que ocurren más terremotos y no necesariamente son publicitados porque no tienen un efecto en las poblaciones.

Otro factor es la mejora en la comunicación global. Hace sólo unas décadas el mundo no se enteraba de un gran terremoto en la lejanía. Hoy en día, la información puede llegar a todo el mundo de forma casi inmediata.

Otra explicación por la que parecería que los terremotos están en aumento es porque en los últimos 20 años se han logrado detectar más estos fenómenos debido al incremento en el número de estaciones de sismógrafos en el mundo y la mejora en la comunicación global.

Las estadísticas geológicas nos dicen que los grandes terremotos, como este de Chile, o el de Sumatra de 2004, son fenómenos que ocurren con una frecuencia de uno cada año. Pero también pueden pasar cinco años sin ningún terremoto fuerte y después ocurran cuatro o cinco seguidos en diferentes partes del mundo.

Yo no quisiera simplemente tranquilizar a quienes con temor, o fervor, pregonan serias catástrofes por venir. Sin duda vendrán, es lo habitual en el universo, y nadie fallará al vaticinarlo. Decir cuando sucederá, resulta mucho más difícil. Por ley de probabilidad, tras miles de fallidos vaticinios, cada vez estaremos más cerca de adivinarlo. Pero si no nos dejamos llevar por sensacionalismos, podremos ver que, si el día de mañana, o en el 2012, se acaba nuestra humanidad a causa de algún fenómeno natural, habrá sido por mera coincidencia con las predicciones (vigentes y en boga). La probabilidad existe, sin embargo, es mucho más probable la teoría de la colisión meteórica a que el cambio climático nos terminara por exterminar en el tiempo que queda hasta el 2012.

La catástrofe a través del cambio climático, me temo que sería mucho más tortuosa que otras, pues sería sumamente lenta. Pero aún así, se antoja difícil que aunque desapareciera la civilización hasta hoy alcanzada, el ser humano desapareciera por completo de andar sobre la Tierra. El colapso de la civilización no implica forzosamente el exterminio humano.

Si de colapsos hablamos, más que los provocados por la naturaleza, se avecinan con mucha mayor probabilidad y prontitud, otros de tipo socio-político y económicos; el colapso energético, por ende el industrial, económico y social. Sin embargo, cual experto en supervivencia, el ser humano se las arreglará para sobrevivirlo. Lo malo es que el costo, probablemente será ética y moralmente muy alto.

Espero y confío, en que la Humanidad encuentre el mejor sendero para cualquier transición venidera. Esperanza y confianza equivalen de alguna forma, a la FE religiosa, con la diferencia de que depende en alguna proporción de nosotros y del azar… y nada más.

Anuncios

4 comments

  1. Sergeeo · marzo 17, 2010

    Dile esto a Los muertos y a Los niños que se quedaron sin familia y preguntales que si no tendran que vivir un cambio de conciencia, y si cren que no este pasando algo unico y extraordinarimente terrible en Su vida. Si el ver el sufrimiento de tanta gente en el mundo no nos hace cambiar de conciencia como Los mayas lo predijeron y seguimos buscando pretextos para seguir actuando como si nada pasára no vamos a necesitar de terremotos para que se de el fin del mundo, porque la misma indiferencia de esta humanidad tan egoista se encargara de exterminarnos

    • M G · marzo 17, 2010

      Serge, Serge, Serge… Tranquilo hermano. Vamos despacio.

      Lo único que he dicho es que la actividad natural de la Tierra NO ha aumentado como lo parece cuando solo lo contrastamos contra la experiencia propia y coetáneos comunes. Una mirada a la historia y una consulta a los especialistas, apuntan a un comportamiento regular de la Tierra desde hace miles y miles de años. Por lo que, si los Mayas predijeron que para estos tiempos, en el Mundo seguiría temblando, lloviendo y eruptando como desde sus tiempos, acertaron. Y yo creo, que esto es justamente, lo más relevante de los Mayas, al descifrar y describir el calendario de los ciclos naturales de la Tierra y las estrellas. Porque no creo que la finalización de su cuenta del tiempo, tenga nada, pero nada que ver con los sismos y tormentas de hoy.

      Considera lo lógico de saber que cada vez muere más gente por manifestaciones de la naturaleza debido al aumento demográfico y su mayor emplazamiento geográfico implicado. Cada vez hay más gente, viviendo en más lugares de la Tierra, dando noticias más inmediatas.

      Veo que tu preocupación es otra. Parece que a pesar de las posibles mal interpretaciones a los códices Mayas, existe de fondo un mensaje loable y certero. Pero no creo que tenga que ser envuelto en un mito como ese para comprenderlo: El ser humano necesita un ajuste en su conciencia.

      Coincido contigo, en que hoy en día debemos cambiar muchas cosas de nuestra forma de pensar, considerarnos uno junto con las demás especies y entonarnos con el Planeta. Nadie en sano juicio lo negaría. Este suceso, al que llamas “cambio de conciencia” podria ser tan relevante como para representar un suceso sin precedente en la historia conocida del Universo. Hasta donde se sabe, ninguna cosa en el Universo había hecho tal hazaña; Cobrar vida a partir de compuestos inorganicos, Desarrollar organos, Evolucionar, Desarrollar inteligencia -creatividad- cobrar conciencia de sí mismo, y luego… hacer tu famoso “cambio de conciencia” para armonizarse con la naturaleza. Sin embargo, aunque célebre, no creo que tenga nada que ver ni con los Mayas, ni con la actual actividad natural. Me entiendes?

      Creo al igual que tu, que este cambio de pensamiento y conducta humana, debe darse en pro de un futuro más promisorio y prolongado. Lo que no creo que sea cierto, ni necesario, es que lo hagamos por las señales de unas predicciones Mayas. En primera porque esas supuestas interpretaciones de los codices Mayas no se están verificando, Y en segunda porque debería bastar con el estudio/aprendizaje sobre la naturaleza y sus manifestaciones para hacer ese cambio de conciencia.

      A pesar de que la civilización empieza a tener serias repercusiones ambientales, la crisis permanece aún a nivel civilización. O sea que, aun y cuando la civilización colapsara, la vida en la Tierra, sus temblores, tormentas, erupciones y glaciaciones continuarán con, o sin, nosotros, todavía por mucho más tiempo (y apostaría que el Hombre sobrevivira a su propio colapso civilizatorio).

  2. NANCY · mayo 4, 2011

    ESTÁ MUY BIEN LA INF.OJALA PUEDAS ABRIR CONCIENCIA AL SER HUMANO A TRAVES DE FOROS EN TODOS LOS NIVELES FEDERAL, MUNICIPAL, REGIONAL Y ESTATAL. SALUDOS

    • M G · mayo 5, 2011

      Gracias Nancy, por tu visita. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s