Mandato moral vs. mandato por conveniencia

Sin contar la curiosa reacción psicológica ante lo prohibido, a quienes muchos les resulta una invitación, normar por mandato moral puede ser menos eficiente que por mandato de conveniencia. Aunque la evolución de las especies es absolutamente amoral, puede ser un buen ejemplo para las sociedades humanas. No se evoluciona biológicamente por ser bueno, inocente o noble, sino por adaptarse convenientemente. Y pienso que así lo pudieran hacer los países también en muchos asuntos…

Obviamente que hay límites, mismos que humanizan y nos distinguen dentro del reino animal. Y claro que coincido en que estos límites siempre deberán estar amparados por una prohibición de tipo legal. Matar, robar, abusar y defraudar están tipificados, prohibidos, perseguidos y sancionados por la ley, de diversas formas, dentro de diversos ámbitos. Y el deber de las autoridades será siempre verificar ello. Lo curioso es que, aunque siempre se dirigen a preservar el bienestar, el orden y la paz social, ahora mismo se cuestiona el; combate al narcotráfico. (Y además de que se hacen miopes señalamientos como lo dice Silva-Herzog aquí).

Y así podríamos extender a otros casos. Anteriormente hice comparación con el suicidio y sus aspectos legales en Resistencia Conservadora . Pero tal vez este ejemplo sea mejor;

En algunos países, por argumento moral, se prohíbe la cacería de animales, mientras que en otros países se otorgan permisos que generan recursos que sirven para mantener, conservar, y que incluso, aumentan la cantidad de individuos de las especies animales en peligro de extinción. Entonces, resulta mucho más conveniente normar y legislar al respecto, que simplemente prohibir, aunque disparar armas de fuego contra animales por diversión, nos parezca moralmente primitivo, por no decir, inmoral.

Resulta obvio también, que según sea la cultura (mores=costumbres), varía el concepto de lo moral, es decir, lo bueno y lo malo . En China existen situaciones consideradas moralmente buenas, que en occidente se consideran inmorales, y viceversa. Es menester decir, que las religiones contribuyen mucho a esto. La auto-inmolación es considerada altamente moral en el Islam, mientras que para el Catolicismo resulta un acto inmoralmente terrorista. Aunque sea en aspectos menos relevantes, esto mismo que ocurre a escala global, ocurre también a escala local en la diversidad de los grupos sociales de una misma comunidad. Para ciertos grupos de una misma ciudad el capitalismo resulta insultantemente inmoral, mientras que para otros no, y en cambio les parece inmoral la limitación de la libertad que suele implicar el socialismo. Y así sucesivamente en muchos temas, por ejemplo, el uso de drogas, que mientras para unos es un acto inmoral, para otros no lo es mientras no se derive a otras situaciones agravantes, como el robo, el abuso, el homicidio, como ya mencione anteriormente.

Por proclamar legislar la producción, mercadeo y consumo de drogas, no se está diciendo que las drogas sean buenas (moralmente)… sino que puede resultar conveniente atacarlo mediante una estrategia que lo regule. Si ponemos atención, esto pasa por igual con todo aquel fenómeno social que se da a pesar de su prohibición… la prostitución, el aborto, la eutanasia, la drogadicción, el contrabando, la piratería, el narcotráfico

Pienso que debe haber una forma de ser más inteligentes… adaptarnos a la realidad aunque pudiera ser moralmente cuestionable, convivir con el mal para mantenerlo a la vista, y en algún grado mayor de control, aunque no se corte de tajo.

Desde mi punto de vista, los gobiernos que tienen ahora la ardua tarea de hacer preservar el orden social en países cada vez más diversamente poblados, observan un margen cada vez más difícil de delimitar entre lo que es pertinente prohibir, lo que es pertinente solamente administrar (legislando) y lo que no debe ni siquiera tocar.

Como la base jurídica tiene un componente eminentemente moralista fundamentado en el concepto de justicia, me parece que un gobierno es más justo en la medida que se mantiene más abierto a la diversidad de sus gobernados. Por lo que su margen de acción, debe mantenerse lo más general que pueda. Misma razón por lo que pienso que debe ser laico. Esto hace que el gobierno no tenga que estar metiéndose y diciendo lo que es bueno y lo que es malo, de absolutamente todo lo que un ciudadano hace, como por ejemplo, consumir drogas, recurrir al aborto, casarse con alguien del mismo sexo, divorciarse, salir de noche, ser promiscuo, no interrumpir el trabajo para alabar a Alá cada medio día, o amarrarse los zapatos con agujetas de diferente color (aunque a veces pienso que debería multarse a todo aquel que sale vestido con corbata en Cancún).

Anuncios

One comment

  1. M G · febrero 7, 2011

    A propósito de conveniencia vs moral, acabo de leer un pasaje que podría sustentar la idea. Apenas en el blog de JSHM se menciona tangencialmente, y arroja luz de donde se podría ahondar en el asunto: en la obra del recién fallecido sociólogo Daniel Bell. Jesús lo pone así:

    …Nociones herméticas que se separan de los intereses materiales de la gente. El adelanto de Bell era que esas ideologías totalizadoras irían perdiendo fuerza frente al cálculo de lo conveniente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s