Tocar las fibras de la emoción…

¿Cómo se hace para tocar las fibras más profundas de la emoción humana?

Este vídeo, además de ser una de las más hermosas escenas desempeñadas por un ser humano, podría hacer una seria pregunta científica:

¿Qué es lo que nos conmueve a los seres humanos?

Y podríamos situar la discusión desde dos áreas complementarias como la psicológica y la neurociencia. Lo más seguro es que ambas tengan mucho que decir y explicar al respecto.  Alguna vez leí de entre otros, a ese genial neuro-científico Vilayanur S. Ramachandran, diciendo que es posible hacer reír, llorar o enojar, según se estimule un área del cerebro. También se sabe que ciertas ondas y frecuencias sonoras, como las que conforman la música, son capaces de provocar, casi sin razón alguna, sentimientos variados como tristeza o alegría. En sus explicaciones, Ramachandran es mucho más profundo, haciendo ver que las emociones tienen tanto de físico, como de romántico lo creemos.

¿Se emocionaba el bebe con lo que significaba la letra de la canción? No, diríamos todos.

¿Se emocionaba por algún recuerdo que se vinculaba con algún triste suceso? -Muy poco probable que a los diez meses de edad pudiera ser. (A menos que…)

¿Se  emocionaba por algún recuerdo perdido y escondido de alguna vida anterior? … -mucho menos probable, aunque los hay quienes lo considerarían. (De hecho, el primer comentario en la pág. de Youtube lo refiere así.)

¿Se emocionaba porque de alguna forma se sintoniza (empatiza) con el sentimiento de su madre? – Esto suena mejor, pero si somos francos, debemos saber que, aunque canta una canción triste y romántica, el estado de ánimo de la madre en realidad no es triste ni melancólico, pues en realidad se observa alegre de compartir con su bebé. Y entonces,  la sintonía entre los estados de ánimo no se corresponden, como sí lo hacen la sintonía entre tonada musical y el gesto entristecedor.

¿De qué se emocionaba con esa tristeza y melancolía que difícilmente se podría endosar a alguna situación social?

-Queda pues, la opción neurológica de la estimulación sonora, que ancestralmente ha sido sembrada genéticamente en nuestros cerebros, ligado con alguna reacción emocional, como el llanto, risa o enojo, sin que la razón intervenga para nada. Podríamos decir, que la bebé sufre un episodio mucho más físico, que racional, y quizás por lo mismo, muy poco romántico. Sin embargo, creo que ha de tratarse de una bebé con una capacidad emocional muy grande.

A muchos no les gusta este tipo de teorías pues parecieran eliminar sentido y peso a las cuestiones sentimentales, reduciéndolas a eventos electro-químicos de nuestro cerebro (diría Sheldon), pero en el fondo, no creo que una cosa disminuya el valor de lo otro.  En lo personal, debo confesar que la música tiene ese poder en mí, y muchas veces no sé que tanto es mi necedad por relacionar la música con eventos de mi vida, o en realidad esté solo sucediéndose este fenómeno físico. Seguramente son ambos, y al parecer, esta habilidad de relacionar lo uno con lo otro, es una capacidad humana que nos deja vivir las experiencias más gloriosas.  Los cineastas y otros, se han valido de este poder para combinar las imágenes con los sonidos y provocar las emociones más sublimes.

Me encantaría que surgiera una teoría que compitiera con esta, y que por ejemplo, se comprobará nuestro tránsito de vida en vida… pero mientras no suceda eso, con esta me quedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s