La Vida y el Mundial

lavidamundial

¿Por qué el futbol? Teniendo un par de buenos amigos que odian el futbol, me he visto enredado en discusiones y reflexiones al respecto. No tengo intención de convertirlos hacia mi afición pero sí quisiera entender mi propia afición. Haberlo jugado sirvió de incubadora de lo que podría seguramente haber sido un contagio; Un contagio infeccioso que además ha venido siendo crónico.

Para lo que en principio pareciera ser solo un juego tiene tal notoriedad global que su celebración mundial es uno de los espectáculos más esperados cada cuatro años. Muchas celebridades hablan y escriben de él. En mi parecer, no ha sido poco lo que se ha dicho, pero sin duda que se podría decir más.  Franco Bavoni Escobedo ha escrito un libro acerca del futbol, y lo ha enfocado principalmente hacia sus efectos políticos y sociales. No estoy tan de acuerdo en sus conclusiones sobre identidad y poder como en la simple fuerza simbólica del juego, pero en su introducción sugiere sobre las posibles causas de su preferencia dentro de los deportes; ¿por qué el futbol? Menciona que son sus características intrínsecas las que lo han de favorecer. No dudo que sea así, pero a mi juicio también falta considerar una razón de mayor peso, y es esa que tiene que ver con el contagio que mencioné al principio.

Como teoría de la evolución, pero en su categoría social, original de Dawkins pero continuada por muchos, el futbol, como las religiones y muchas otras cosas, han de ser memes efectivos que se adaptan, seleccionan socialmente y sobreviven con mayor o menor éxito. Baste decir que es posible que haya sido el deporte favorecido por los conquistadores que llevaron sus formas a toda colonización posible. Eso, solo eso, pudo haber sido suficiente para que hoy tengamos muchos más aficionados que, luego apoyados en difusión y  propagación, hoy conformen una inmensa mayoría. Repitits infecciosa, diría Dennett.

Pero esto no demerita en nada las características, a mi gusto bellas y fuertes, que le son inherentes al futbol en sí. No sé si sean superiores a las de otros deportes, más simples y menos complejas, más accesibles, etc. Lo que sé es que reúne una gran cantidad de virtudes. Otra cosa son sus vicios, mismos que han causado una severa discusión y motivo de reflexión familiar aquí (con mi hijo de 12 años).

Ante actitudes como las de Robben en el Holanda-México, cuya esencia tramposa pareciera haber eliminado la posible gloria de un equipo, y su afición nacional, son parte de lo que más se le critica al futbol. Aquí es donde, sin ser exclusivo del futbol, el deporte es a su vez un espectáculo, una puesta en escena sin script, donde se rebasan los meros trámites legales, y las reglas tienen un flexibilidad fundada en la apreciación del juez (árbitro). Si habláramos de justicia es posible que el veredicto tampoco favoreciera a México, pues ya se había perdonado uno anterior que si se marcaba pudiera haber sido mucho más justificado. De alguna forma, Holanda hizo dos goles, uno más que el equipo mexicano. Soy de los que les gusta más verlo así: no fuimos más. Visto de otra forma: si como en el Box se dictara justicia por decisión, es posible que tampoco hubiéramos sido los ganadores del encuentro, pero en el futbol no se gana por merecimiento sino por goles. He ahí una gran belleza, pues elimina parte de las probabilidades del favorito. Por su naturaleza, me cuesta mucho trabajo creer en lo factible de corromperse el juego en sí. Sus entornos administrativos son otro boleto.

Mi hijo me reclama ser tan severo con nuestro equipo y no con quien fue tramposo y hasta me acusó, quizás con razón, de apoyar una actitud deshonesta. Lo estaba decepcionando por lo que tuve que hacer una gran esfuerzo por dilucidar y explicarle mis razones:

No está bien que se apoyen esas actitudes y deberíamos combatirlas hasta que ningún jugador fingiera en la cancha. Pero… convencido de la fuerza simbólica del juego (cualquiera y en general), estas faltas a la moral son parte de un reflejo bastante nítido de nuestra humanidad y sus formas sociales, y son también, los argumentos de un script que se va generando al tiempo en que se ejecuta la puesta en escena. A la vez que Robben ganó un partido, también perdió algo, y fue su integridad: a la postre y en una balanza ¿qué pesa más? Pensemos que gracias a eso, es posible que Holanda obtenga su primer título mundial. Robben será gratamente recordado en Holanda como aquel habilidoso jugador y actor que les dio el pase a octavos

de final en el mundial del 2014. Y por supuesto, en México no será tan gratamente recordado.

Por sobre todas las cosas, quise hacer ver a mi hijo que a pesar de lo dolido, hay cosas más importantes, y aunque suene moralista y conformista, competir es lo principal. Y no solo eso, sino una vez ahí, ser capaz de estrechar la mano y abrazar al contrario, vencido o vencedor de una contienda. Aprender de su habilidad, e incluso, artimaña. Le dije a mi hijo, que si jugando en el parque le hacían trampa por un gol, importaba más que conservara las amistades que el marcador.

Al cabo del partido, vi a Robben con su hijo. No parecía ser una mala persona, y es muy probable que sea un gran padre, no lo sé, la vida es tan compleja… como el futbol lo pone de manifiesto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s