Star Wars VII The Force Awakens Official Teaser Trailer

Me gusta.

Un articulo en TheVergeRead More

Anuncios

Nos diseñamos diseñando

Untitled

De las teorías de la tecnología y de la comunicación, especialmente de Mc Luhan y los medios, es que se descubrió un factor importante en el -que hacer- del diseño (cosa que es casi pleonasmo, ya que diseñar es hacer).

En el Diseño hay que denotar -cosa que no se hace mucho- que las herramientas (la tecnología) nos moldean; nos cambian; nos hacen de otras formas. Según sean las herramientas que usemos, así será la transformación de nuestro pensamiento. Esto supone una manera muy distinta de diseñar ahora que se usan los medios digitales.

De “el medio es el mensaje” podríamos extrapolar en forma exagerada y simplista: “el software es (o hace) el concepto arquitectónico” y aunque no es preciso, siempre estará ahí, subyacente, o intercalado entre las muchas capas conceptuales de algún diseño.

Yendo un poco más allá, hay que denotar también que casi todo lo que diseñamos viene siendo una herramienta/instrumento (tecnología) que usamos para otros fines, como la pala, el pico y la cuchara de albañil para levantar catedrales, y luego, la catedral en sí, para el ritual religioso, y luego, el ritual en sí para otro fin, y así sucesivamente. Al final, tanto la pala, como el ritual nos han transformado.

El vídeo de Jason lo hace reflexionar. Gracias otra vez, Jason

We build the tools and then those tools re-build us. In Architecture: our thoughts shape our spaces, we design the world but those spaces return the favor. So we build cathedrals spaces, but then, those spaces build cathedrals in our minds.

Zizek & Star Wars

tumblr_lifmeqGh931qz7l0ao1_1280

Se me acusó de frívolo por referirme a la realidad con metáfora de Star Wars. Sólo lo había hecho como suele hacerlo Slavoj Zizek. Bueno, por algo se considera él mismo como una especie de payaso con ese tipo de licencias. Pero él es un gran filósofo.
Voy a dejarme aquí este compendio de vídeos que siempre me resultan muy ilustrativos, precisamente por ese tipo de metáforas: Read More

Dignos indignados

IMG_2690 IMG_2691

Todos estamos muy dignos, manifestando indignación -por demás justificada- pero la verdad es que solo uno lo ha dicho con precisión en La Culpa que no se sabe Culpa, donde sin elevarse para señalar a los culpables, reconoce la parte de culpa correspondiente que tenemos todos y cada uno para que el estado de nuestra sociedad esté como está. Hubo quien en cambio, lo puso en términos –maniqueos y simplistas- de los buenos vs los malos, de lo que resultaría consecuente entonces, simplemente saber la proporción de unos y otros para ver qué tan desaventajados están ‘los buenos’. Así, la percepción generalizada de nuestra estancia en este país va a pique en una decadencia marcada y contundente en todo sentido, especialmente moral. De aquí lo especial de la postura en la culpa generalizada, que pudiera ser más fatalista pues los malos somos todos, pero también los buenos. Esta perspectiva responde a una visión que se amplía por ser transversal en el tiempo. En realidad solo está recuperando un sentir del pasado que había expresado Octavio Paz, en un poema. Es decir que entonces son dos cosas: Ni es la primera vez que sucede algo así de terrible, ni el problema es de unos contra otros, sino endémico en la sociedad entera. A diferencia de esto, la percepción que se lee en muchos es que: nuestro país está infectado por malos que crecen en cantidad, provocando cosas cada vez más graves y siniestras a costa de los buenos.

Y bueno, no quiero entrar en los detalles más terribles de quienes entonces, explican todo esto con teorías como la perdida de la fe en dios, o de la liberación hedonista de los sexos que degradan la familia, el libertinaje de la juventud y otras cosas menos quiméricas pero no menos terribles como la revancha social y el llamado a la violencia revolucionaria.

ADVERTENCIA: Advierto que no tengo intenciones: ni de recurrir a un consuelo de tontos por saber que el mal es de muchos, ni de entrar en un conformismo actual por saber que antes era peor, y mucho menos de desmotivar el activismo actual en pro de corregir a nuestro sistema y gobernantes, pero podría ser interesante notar lo siguiente:

Steven Pinker, científico cognitivo y participante activo de la llamada the third culture y the reality club en EDGE, publicó el libro The Better Angels of our Nature en donde demuestra que tendemos a tener una percepción fatalista de nuestra realidad. Esto se parece al argumento que seguramente subyace en la política de nuestro gobierno actual que optó por no hacer énfasis en los problemas de seguridad, para mantener una mejor percepción a que si se pone al centro como primer encomienda. Por la gravedad de lo sucedido, esto no pudo seguir igual, y produjo que entonces se culpe al gobierno de estar subestimando un problema, que incluso ahora se le ha trepado hasta el cuello, o más. Y sin embargo, después de todo, la tesis de Pinker podría ser cierta, y aplicable en nuestro país. Parafraseando la sinopsis del libro: se suele expresar -¿En qué se está convirtiendo este Mundo? y rara vez se pregunte -¿Qué tanto es peor que antes? En su libro muestra que el presente siempre ha sido mejor que el pasado en términos de civilidad. Con la ayuda de más de un centenar de gráficos y mapas, Pinker presenta asombrosamente cómo, en estricto apego a los números y proporciones, el mundo es cada vez un mejor lugar.

16076785 image  pinker_angels-450_sam_3688a pinker-fig-3-3 Screen-Shot-2013-05-05-at-10.02.04-PM untitled-1-01 zrx_image9

No nos vendría nada mal tener claras nuestras estadísticas propias, y repito, sin el afán de frenar, ni siquiera disminuir, el activismo que se ha desencadenado a raíz de los hechos. Incluso estoy convencido que es este tipo de hacer-conciencia de los acontecimientos que, efectivamente, cada día puede avanzarse hacia un mejor mañana. Lo que no comprendo es que no puedan percibirse las cosas buenas que se han alcanzado, y que se reflejan en la realidad cotidiana. Por ejemplo, que tengamos una república y un federalismo en buen funcionamiento, podría marcar la diferencia entre un crimen de estado y otro, (crímenes al fin). Los hay otros ejemplos muy obvios como la libertad de manifestación, la libertad de expresión, y otros que nos parecen muy poco consoladores pero no menos importantes. Antes sería impensable pensar en una fiscalía especial para investigar a un primer mandatario.

Podría apostar a que algunas gráficas mostrarían que los delitos graves son cometidos por un porcentaje muy menor en la población, y creciente según fueran siendo menos graves. Sería relevante ver como el comportamiento de grupos relativamente pequeños, pueden afectar a todos los demás de una manera tan importante, porque aunque viéramos la proporción pequeña, el grado de daño que infligen puede ser enorme, y aquí pudiera ser más importante quizás, el daño causado por un delito menor, como algunos derivados de la corrupción en los gobiernos o en grandes instituciones privadas, dícese de cuello blanco. Algo como el robo hormiga en los supermercados que puede resultar mucho más letal que los grandes asaltos.

Pero nada de esto lo veremos hasta que tuviéramos esas gráficas, números y proporciones contrastadas entre sí, y especialmente proyectadas transversalmente en el tiempo, en un tipo de investigación como la de Pinker. De hecho, en su estudio puede verse que nuestro país y nuestra zona, se encuentra en un lugar donde el desarrollo civilizatorio es menor que en otros sitios, y por ende más violento. Tal vez en estos momentos, efectivamente se registre un retroceso, como muchos fatalistas anuncian, pero no estaría de más tener estas referencias mas claras.

Admito que no podría aceptar que todo este camino fantástico de luchas revolucionarias, liberaciones, ilustraciones, convenciones, triunfos de la razón y el pensamiento, acaben siendo inculpadas de ser las responsables de la decadencia y no como el sustrato de un mundo cada vez mejor.

Insisto en lo bueno de lo terrible. No estamos en una lucha de los buenos contra los malos.

BABEL . Están viendo que es paranoico y le dan armas

IMG_2681-0.JPG

Hay tres causas de las que tememos que descienda el sufrimiento:
-La supremacía de la naturaleza
-La fragilidad de nuestro cuerpo y
-La insuficiencia de las normas que regulan los vínculos recíprocos entre los seres humanos; en la familia; el Estado; y la sociedad.

Esto nos dice Zigmunt Bauman en El Retorno del Péndulo, y es patente que ahora nos encontramos sin duda ante el caso tercero y más poderoso de los temores, que ha catapultado a la -ya de por sí instalada- Babel en México.

Normal en vivo, y más aún en el muy babélico ciberespacio, las hay disputas apasionadas por doquier, algunas por tonterías, y las otras también, aunque se traten temas de importancia y además se hagan con sapiencia. Dije ‘tonterías‘ por decir ‘asuntos‘ que como todos, son multipolares o sujetos a la complejidad de la comunicación, es decir; subjetividad, contextualización, hermenéutica, simpatías, fobias, humores, intereses, etc.

El evento Ayotzinapa ha desatado -a pesar de que existe una avasalladora consonancia al respecto- las mismas discrepancias y discusiones acaloradas con todo y sarcasmos, ironías, burlas, manotazos, azotones de puertas, mentadas y cortones de por vida, (como en los clásicos de fútbol). Ni siquiera repararía en esto si no fuera porque recién me sucedió y sin ser la primera ni la última, me pareció muy lamentable. Siempre lo es. No se trata de lo especial del interlocutor (todos lo son) como del nodo en cuestión: Que si fue ‘crimen de Estado’ o no. A final de cuentas, ambos deseamos lo mismo: que procesen y sentencien a los culpables: el Estado, y otros criminales Sin embargo, se me ocurrió cuestionar la ‘terminología’ por inclinarme a mantener alguna esperanza en el ‘buen funcionamiento’ del concepto republicano y federal. Esperanza que sinceramente cada vez es menor, pero como soy de los que tienen hijos estoy obligado/esperanzado a creerlo/desearlo. No tengo empacho en aceptar –ahora– que existe legítimamente una lectura de los hechos como tal; como crimen perpetrado por el Estado en su más amplia dimensión, incluyendo los agravantes de premeditación, y justificación, que eran dos los ingredientes que según algunas convenciones internacionales no lo considerarían así… ¿Ahora qué?

Pues ahora que sancionen, con encierro preferiblemente, a todos los culpables en la cadena de mando, que administrativa e históricamente tiene responsabilidad, empezando por el presidente de la República que no cumplió su promesa, y pasando por todos los políticos involucrados. Esto implica que se les remueva del cargo, se convoque a elecciones y se reforme todo el Estado. O sea, una revolución que nos haga justicia disminuyendo todo lo posible las distancias socio-económicas, lo cual es en el fondo origen y causa de todos los males. Todo esto se revalida y amplía sobradamente con la deuda histórica que tiene el gobierno con sus ciudadanos. La historia de los gobiernos en México son la historia de un prolongado crimen de Estado, por lo que si fuera esta la razón de la querella aquella que tuve, me restaría un reconocimiento y una disculpa, de la cual tampoco tendría empacho alguno a ofrecer si no fuera porque de aquel lado se cerró/bloqueó el canal de comunicación.

Persiste sin embargo, un detalle que sin anular lo anterior, sí lo pone en entredicho. Estamos viendo que el presidente calificó de haber intenciones de desestabilizar su proyecto de nación y vemos también que hay voces que denuncian teorías conspiratorias sin sentido, insostenibles y algunas hasta ridículas, como la que señala que el procurador Murillo Karam, a órdenes del ejecutivo, inventó, creó, simuló y sembró, toda la línea de investigación del basurero y el río. Resulta ocioso explicarla cuando se cae a primera vista, y en cambio le dan argumentos al ejecutivo para pensar/decir que son elucubraciones con intenciones de desestabilizar, porque aunque ahora es motivo de choteo, tampoco podemos negar que las conspiraciones pueden existir, y los desestabilizadores también. Por esto es que la diferencia entre que entendamos Ayotzinapa como un crimen de Estado o no, me cobra importancia. La mayor aproximación a la verdad importa: Si es lo primero no cabría mas que la revolución, y si no es así, entonces cabrían formas de recuperar algo de lo perdido, no la credibilidad que esa no tiene remedio, pero sí del estado de derecho.

Lástima que ya no pueda intercambiar estos pensamientos con aquella persona con la que discutí. Si llegara a ver esto, le saludaría con gusto, le agradecería por las reflexiones y le dedicaría el reconocimiento y la disculpa mencionada. También le diría que la metáfora con StarWars fue solo una mala imitación de Zizek, y sus clásicas alusiones a esta, entre otras.

 

El proceso de civilización es: la prolongada, y tal vez interminable, marcha hacia un modo de estar-en-el-mundo que sea más hospitalario y menos peligroso. Z. Bauman

 

Interestelar

¿Qué si es una buena película? A mí sí me lo parece, pero de entrada soy afecto a las películas de ciencia ficción. Habrá que preguntar a quienes no son tan afectos a esta.

¿Qué si es la mejor película de Christopher Nolan? Yo prefiero Inception en todo sentido, pero me parece excelente.

¿Qué cosas me parecen lo mejor? Creo que aquí tanto el Argumento como la factura son igualmente buenas.

Del Argumento hay que advertir, como se ha hecho de manera oficial y no oficialmente, de los antecedentes que pudieron haber influido: Odisea 2001 por Kubrick y Contacto por Zemeckis. Inclusive, a mí me recordó a El Abismo de Cameron. En las tres se conjuga la esperanza por entrar en contacto con ‘ellos’, los alienígenas que podrían iluminar y rescatar a la humanidad de su catástrofe.

En los inicios de la película se da una situación sarcástica, donde el protagonista Cooper, ex piloto y de convicciones científicas, tiene que presentarse en la escuela de su hija a hablar con el director y una maestra. Al parecer, ella es culpable de haber llevado un libro antiguo y esparcido el rumor de que las misiones Apollo habían sido exitosas de colocar hombres en la Luna, y no como los libros corregidos lo decían ya, como una farsa para ganar a los Soviéticos. ¿Entonces, no creen que llegamos a la Luna? Les pregunta él. Es clara la posición de la película en torno a esto, y tiene en mí una significación que va mucho más allá.

¿Creemos en nosotros, los humanos, o mejor creemos en ellos, cualquier otro ser aunque sea imaginario?

Por el momento no digo más para no revelar demás, pero una vez vista por todos, sería bueno sentarnos y discutirlo. Me parece una importante señal para quienes puedan tener esperanza, o no, en nuestra especie, el no solamente –creer- un evento histórico sino darse cuenta de lo que ha significado tal hazaña para poder pensar que radica en nuestra propia especie, la esperanza.

Visto en Space.com

Trailers: Read More