Geeks vs Fundamentalistas

perspectivelyrique_neu_00

En el Café retomamos una vez más la discusión de la enseñanza del diseño por medios digitales versus medios tradicionales. Se trata de una discusión vigente en todo ámbito del diseño hoy en día, y especialmente en el de la enseñanza del diseño arquitectónico. Aún no podemos decir de que existe una conclusión a favor de alguna de las posiciones por lo que la discusión continuará todavía. Lo que podemos hacer es documentarnos y mantenernos actualizados conforme a los avances que existen al respecto. Estoy suministrando al final de esta esta entrada los LINKS a las principales fuentes que en lo particular he encontrado, y estará abierta a incorporar toda nueva liga que se sugiera.

¿Qué verdadera y lógica conexión hay entre el buen/mejor aprendizaje de comprender la forma en el espacio y su representación, con el hecho de trabajarlo a través de uno u otro instrumento?

Índice

LO PRIMERO: EL MOTIVO

EL PROBLEMA

UNA DISTINCIÓN PERTINENTE

PROS y CONTRAS

MI PERSPECTIVA

MI SÍNTESIS hasta el momento

LINKS y BIBLIOGRAFÍA

Tenemos por un lado a los defensores de las nuevas tecnologías digitales a quienes se les ha apodado como Geeks del Diseño (GD), y sus detractores, los defensores de las técnicas tradicionales apodados como los Fundamentalistas del Lápiz (FL). GD vs FL. Utilizaré estas abreviaciones sin mayor objetivo que para referirme a estas posiciones en los extremos de la discusión.

LO PRIMERO: EL MOTIVO

Empezaré por lo que nos motiva a pensar en esto, y esto se encuentra en nuestro interés docente. En principio estamos de acuerdo en nuestras buenas intenciones de facilitar la comprensión del “que hacer del diseño” a los aprendices, sin embargo, el gesto y enojo de los colegas cada vez que manifiesto mi desacuerdo en limitar el uso de nuevas tecnologías en el taller, merece aclaración. Especialmente por haber usado el término de “resistencia” opuesta en contra del uso del avance tecnológico.

EL PROBLEMA
Definamos el problema en que:

Nos encontramos en un momento en el que se está permeando un instrumento/herramienta para diseñar, que aunque facilita, mejora y potencializa muchas cosas en el campo profesional, en el educativo parece en cambio, provocar (desde la perspectiva de los FL*) algunas dificultades en el buen/mejor aprendizaje del diseño. Es importante notar que estas dificultades se manifiestan acusándose en la forma de representar/comunicar sus ideas de manera gráfica, haciendo suponer que el problema se encuentra justo ahí, en la técnica usada para plasmarla.

Aquí conviene especificar, aunque sea muy breve, lo que queremos decir con –un buen/mejor aprendizaje- y esto es: Obtener una comprensión de la forma y los volúmenes en el espacio; las técnicas involucradas en su construcción y operación; y de sus correctas representaciones proyectuales para lograr la transmisión/comunicación de las propuestas. (Ver más…)

Como el principal argumento de los FL, existe desde la neurología una teoría que plantea una condición (neurológica) que conecta con mayor eficiencia el pensamiento y su producto mediante la conexión entre el cerebro, la mano, el lápiz y el papel (o cualquiera de esta instrumentación tradicional) con las posibilidades de un mejor aprendizaje del diseño. Ahondaré en esto más adelante, pero por lo pronto, ante esto, algunas escuelas han retraído un poco su énfasis tecnológico y en promedio han actuado de manera similar: optando por limitar el uso de estos medios hasta las estancias más avanzadas en los estudios y no en los inicios del mismo. De esta manera se retarda el aprendizaje pleno de las técnicas digitales en aras de lograr el buen/mejor aprendizaje del diseño. Este retraso es el que (a mi juicio) actúa como resistencia en contra de aceptarlas e incorporarlas desde el inicio, (término que provocó las caras de enojo, y manifestaciones de desaprobación y toda una conspiración en mi contra, ja).

Cabe mencionar en la definición del problema, que muchas de estas escuelas se encuentran bajo la dirección de profesionales -bien intencionados- cuya formación radica ya en lo tradicional, en donde suele aparecer el fenómeno de la resistencia, mismo que es una respuesta históricamente “común y muy frecuente” en todo ámbito en donde la tecnología irrumpe con sus artificios: Digamos que en el fondo, esto es parte de la madre de todas estas discusiones, conocido como el clásico: tradición vs innovación.

Por último hay que señalar que los profesionales en la docencia suelen eximirse del extremo, diciendo que están completamente a favor de los avances tecnológicos pero que NO la consideran adecuada para los inicios de la formación del diseño, adoptando esta posición moderada que acaba igualmente oponiendo una resistencia a la incorporación temprana de estas herramientas en el taller.

Una Distinción Pertinente

Una diferenciación que aclara muchas cosas es lo entendido como -dibujo creativo- y –dibujo técnico-.

El dibujo creativo consiste en un dibujo de nivel esquemático, conocidos también como croquis, bocetos, borradores y sketches. Es por excelencia el momento y el lugar en donde se vierte la mayor cantidad trabajo creativo en ideas e inventiva.

Y el dibujo técnico es aquel que se entiende como aquel que sirve para producir los dibujos/esquemas que irán encaminándose a conformar el documento de construcción, y aunque como en cualquier actividad permite un tanto de trabajo creativo, es más bien un trabajo mecánico de representación de las ideas generadas por el dibujo creativo. (Vale decir que el trabajo creativo NO se limita a un trabajo consistente en dibujar únicamente, pues también puede consistir en modelos, maquetas, o inclusive, la simple verbalización.

Así  entendemos que todo dibujo como auxilio de diseño es un tipo de esquematización que va desde los más abstractos hasta los más concretos, por lo que el primero, el dibujo creativo, está de lado de los más abstractos y el otro de lado de los más concretos. Ambos trabajan con grado de abstracción, pero los segundos -los dibujos técnicos- tienden a ir concretando.

Son dos pasos consecutivos en el proceso de diseño, donde según los expertos, no siempre se dan en un solo sentido como paso 1 y paso 2, sino que son un constante ir y venir 1 – 2 – 1 – 2 -1 -2…

Básicamente para la realización del dibujo técnico no existe conflicto, pues ni los fundamentalistas del lápiz se oponen a las nuevas técnicas digitales para realizar esta labor. El conflicto se centra en la utilización de estos medios en la fase del dibujo creativo inicial, ¿Potencializa o bloquea la creatividad y aprendizaje acertado?

Terminado de definir el problema, pasemos a poner en la mesa lo que hay:

PROS y CONTRAS

¿Qué verdadera y lógica conexión hay entre el buen/mejor aprendizaje de comprender la forma en el espacio y su representación, con el hecho de trabajarlo a través de uno u otro instrumento?

En este tipo de casos es conducente abrir un listado con los argumentos enpro y en contra más conocidos en torno a cada posición. Pero es importante notar que aunque no cada pro de uno se supone como un contra del otro, colocaré en lugar de los contras, el argumento que actúa como defensa. Por ejemplo, en el inciso a donde el pro de las técnicas tradicionales es la mejor conexión neurológica, en el lado opuesto colocaré el argumento que la defiende en ese sentido, o sea: cada vez, la interfase de trabajo será mejor y más directa en simulación y perfeccionamiento de la técnica tradicional. Intentaré hacer igual para ambas técnicas, a cada argumento en pro de la técnica digital, le contrapondré el argumento en defensa de la técnica tradicional.

Como ya dije, según la literatura al respecto, la discusión mantiene un empate por lo que se supone que debe haber siempre un argumento defensivo “valido” para ambas posiciones, sin embargo, adelantaré que en mi parecer existe un pro de las técnicas digitales que inclinan la balanza. Y es muy IMPORTANTE manifestar que tampoco quiere decir que esta sea mejor que la otra. Me remito nuevamente a la madre de esta discusión:Tradición vs Innovación:

Existen muchas cosas en la tradición que desafortunadamente se han perdido, y que fueron sin duda cosas buenas pero que el devenir tecnológico -por no llamarlo progreso- ha hecho desaparecer, causando la añoranza y melancolía en todos nosotros al recordarlas. Muchas de estas tecnologías y técnicas usualmente caducas se pueden seguir utilizando eventualmente, pero más como un acto romántico e historicista que por mejorar la forma de como se hacen las cosas en la actualidad.
Puede ser que una técnica tradicional represente mayores bondades, y que sin embargo su vigencia sea sencillamente caduca, y en este caso Caducidad no es sinónimo de malo, ni de peor, ni de menos bueno, simplemente de eso, de -no vigente-. ¿Qué conviene más a un aprendiz?

Tabla (en construcción):

SINÓPSIS DE LA TEORÍA NEUROLÓGICA QUE APOYA A LAS TÉCNICAS TRADICIONALES

Aunque aún no hay conclusiones muy concretas a la teoría neurológica mencionada, le consideraremos como buena, es decir como un PRO, ya que es el argumento principal de los FL. De manera sintética esta teoría nos dice que al momento inicial de idear (conceptualizar) en el diseño, nuestro cerebro se expande bajando hasta los dedos de nuestras manos, e incluso se exterioriza en un instrumento trazador y unas marcas sobre una superficie, que visualmente retro alimenta el cerebro y que finalmente constituye una abstracción gráfica llamada esquema. Esta teoría nos dice que entre más breve sea este mecanismo entre mente y producto, es decir, menos elementos intermedios, mejor será la comprensión del objeto estudiado. Se refiere más a la situación en la que a través del tacto y la vista estudiamos un objeto externo que queremos “conocer”. El caso de crear un objeto (croquis o escultura) es similar, ya que al incursionar marcas en un papel, o en un volumen, estamos por igual analizando forma. En conclusión, esta teoría supone que la distancia entre mente y producto son más cercanos a través de este medio tradicional del papel y lápiz que en uno digital en donde se interponen… un puntero, un teclado y una pantalla. Esta teoría se sustenta además, con la explicación de la “familiaridad” que tenemos con la técnica del papel y lápiz, que nos resultan mucho más amables y fáciles de aprehender por la sencilla razón de ser justamente una tradición. Es decir, que somos incursionados en ella desde temprana edad, y que vamos entrenando con su frecuente utilización.

¿Qué es lo que sucederá con las futuras generaciones cuando otras técnicas sean cada vez más accesibles y optimizadas? ¿Qué es lo que está sucediendo con las nuevas generaciones que tienen contacto más frecuente con las técnicas digitales?

Finalmente, nada impide que la tecnología logre imitar o simular el proceso tradicional, con las exponenciales ventajas digitales. Es decir, si la distancia entre mente y producto son el meollo del asunto, digitalmente podemos hacerlo igual, por ejemplo en una pantalla táctil. Sin embargo, por qué hacer esto y no solo nos entrenamos en las nuevas tecnologías, como lo hemos hecho con las tradicionales, desde muy pequeños. Esto ya está sucediendo mientras algunos maestros lo discutimos. ¿Qué pasará cuando lleguen a nuestras aulas?

MI PERSPECTIVA

Primero:

El buen aprendizaje ha de estar en otra parte y no en cual de estas técnicas se use.

El trabajo a través de la esquematización por medio de croquis, bocetos, borradores o sketches a lápiz (u otro tradicional) nos resulta indispensable y natural a prácticamente un 100 por ciento de los diseñadores –hoy en día- pero esto NO significa que así tenga que serlo por siempre. La lógica de los FL concluiría en que los más hábiles con el lápiz acabaran siempre siendo los diseñadores más aptos, contraponiéndose con la realidad en donde esos mejores diseñadores acaban desarrollando una habilidad distinta, definida mejor por tener una notable capacidad de abstracción -una especie de esquematización inteligente- y sobretodo, una comprensión plena del espacio junto a una sensibilidad especial de este. Es decir, no es como dibujan, sino como lo piensan y sienten. Yo no estoy seguro de que esta inteligencia creativa  sea producto del trabajo con lápices, o que no pueda producirse entonces con medios digitales. Ya que unos lo pueden imitar, y hasta mejorar. Según observamos en la realidad es que:

El problema de la representación gráfica disminuye considerablemente a razón inversa del grado de conocimiento de lo que se está haciendo. En otras palabras, no es lo mismo saber dibujar que saber lo que se dibuja,

Y esto es completamente independiente de la técnica usada. La prueba está en el panorama de la carrera, en donde la representación/comunicación de los alumnos va mejorando conforme avanzan en sus estudios. Por lo tanto, lo importante es que: el conocimiento ilumina ¿Estamos de acuerdo? Y el conocimiento de las técnicas de representación son parte también de lo que viene a tener efectos en lo que estudiamos.

Segundo: Derivado también de una evidencia histórica, existe una razón proyectada en el tiempo, que favorece a las técnicas emergentes sobre las tradicionales (inciso c de la tabla):

El devenir tecnológico, lejos de frenarse o regresarse, hará inevitable la sustitución casi absoluta de las técnicas tradicionales. Ya sea simulando las técnicas tradicionales, o a base de la migración generacional hacia las nuevas.

Se sabe bien, que un problema propio de la tecnología es su ritmo acelerado, convirtiéndose en una presa difícil de alcanzar. Esto podría parecer una ventaja de las técnicas tradicionales pues quedan exentas de este problema, pero la realidad es que no liberan a nadie de la necesidad futura de emplearse en dicha persecución tecnológica pues la supervivencia profesional depende hoy en día de ellas. Por lo que si de cualquier forma habrá que entrarle a la persecución: entre antes mejor. Entre más acelerada sea la transición, menos dolorosa será, dirían los médicos.

Esta misma velocidad acelerada en la que transita la tecnología, hace más importante preparar al alumno en el aprendizaje a realizar estos tránsitos con mayor facilidad y sin trauma, que el aprendizaje de la técnica per se. Se trata de la derivación directa del problema pedagógico actual, donde más importa ahora enseñar a aprender (ver nota)* que enseñar cualquier cosa en sí, ya que su vigencia será temporal, haciendo que lo vigente, sea la habilidad de aprender lo nuevo. Necesitamos que las nuevas generaciones obtengan más fácilmente la habilidad de enfrentarse a una nueva tecnología cotidianamente y alcanzar su dominio rápidamente.

Tercero: Como muchos, yo también estoy conmovido sentimentalmente por el hecho de que las nuevas técnicas de desarrollo de diseños, se alejen de su aspecto pictórico, lo cual efectivamente, sensibilizan en cuanto al arte. Sin embargo, creo que se abren otras posibilidades igualmente artísticas, aunque no se trate de pinceles, plumones, grafos, escuadras y lápices, pero…

También sería triste pensar que la sensibilidad artística del arquitecto se limite a su parentesco con la pintura a la hora de diseñar.

La sensibilidad del arquitecto va mucho más allá, y didácticamente se encuentra en muchos otros espacios que limitado al ejercicio de taller.

Quizás deba lamentarse, pero por otro lado deben celebrarse las nuevas formas posibles de arte en la representación arquitectónica. El caso es que este efecto centralizado en lo pictórico no me parece un factor determinante al buen aprendizaje del diseño, que es el meollo del asunto que tratamos. Inclusive, los aprendices deben sensibilizarse a las artes, practicándolas o no.

Entonces, si el conocimiento ilumina por igual, independientemente del medio tradicional o digital que se utilice ¿por qué la urgencia de los GD por incorporarlo desde el principio? y ¿por qué considerar como “resistencia” a los que no le quieren incorporar desde el principio? ¿por qué no simplemente alternar las técnicas?…

Cuarto: Aquí es donde creo que entra en escena el factor más importante de la tecnología. La tecnología, como puede verse en esta entrada de NOS DISEÑAMOS DISEÑANDO, es transformadora de todo. Transforma la manera de hacer las cosas, las cosas que hacemos y a quienes las hacen también. Muchas cosas se ganan, aunque también se pierden algunas. Esto significa que hacer las cosas por medios tradicionales implica que de alguna forma queden en forma tradicional. Esto puede no ser tan evidente hasta que el dominio de las técnicas lo demuestra. Los potenciales son muy distintos cuando el manejo de una técnica llega al dominio, y así se imprime en la realidad.

El equipo no es un simple reemplazo de lápiz de un diseñador, representa un enfoque muy diferente al diseño.

En el DISEÑO, particularmente en arquitectura, las cosas han cambiando y están cambiando mucho (De esto veremos en una siguiente entrada), pero al parecer, estamos impidiendo que esta transformación llegue más fácil y en el momento más oportuno que es en el momento de su formación.

Las nuevas tecnologías suponen un conocimiento extra a los que ya se tienen que adquirir. Necesitamos aprender a usar los medios tecnológicos, ya que a diferencia del lápiz, se nos presentan a edad avanzada, por lo que seguir aplazando su conocimiento, significa seguir aplazando su dominio, y esto a su vez, aplazará sus potencialidades. Esto me recuerda la sentencia eterna de nuestros países latinoamericanos: llegaremos, pero llegaremos mucho más tarde.

Aplazar significa solo que tardará más tiempo, pero no deja de significar que acabará por llegar. Será inevitable. Es decir, la tecnología acabará por incorporarse de una u otra forma. Por esta razón es que las posiciones en contra me parecen solo la típica “resistencia”. Son ese esfuerzo último por evitar lo inevitable.

No creo que se deba tanto de resistir sino de acabar de incorporar. Incorporar bien y lo más rápidamente posible para que entonces el proceso de aprendizaje de la técnica no resulte un factor en contra, como está sucediendo ahora. Los jóvenes aprendices se están dando a la tarea de aprender el medio sin guía alguna que, sin tener aún bien los otros conocimientos se producen resultados desastrosos en los ejercicios del taller, haciendo creer a sus maestros que la culpa es de la computadora.

Esta resistencia parece además frívola cuando vemos que en la realidad del campo profesional, los primeros egresados en colocarse serán aquellos mejor entrenados en las nuevas tecnologías, y en lugar de facilitarles las cosas se las estamos aplazando. Muchos de ellos, al darse cuenta de esto hacen muy bien en introducirse en estas nuevas tecnologías por cuenta propia. ¿Por qué no podemos verlo?

MI SÍNTESIS hasta el momento.

Al igual que los Fundamentalistas del Lápiz, soy un fundamentalista en la creencia de que bocetar a lápiz o de manera tradicional, es lo que mejor me funciona, y no tanto iniciar a esquematizar en una computadora. Sin embargo, no puedo generalizar mi caso para determinar una conclusión al respecto, pero no creo que permitir, facilitar y promover el uso opcional, paralelo y combinado con las nuevas tecnologías vengan a presentar un obstáculo para lograr el buen aprendizaje del diseño, y todo lo contario, creo que debemos hacerlo con mayor prestancia.

En la academia con frecuencia nos confundimos, y creemos que nuestro objetivo es HACERLOS GRANDES ARQUITECTOS al graduarse, cuando en realidad nuestro objetivo docente solo puede aspirar a PREPARARLOS para que –al graduarse y por sí mismos-  inicien su carrera para HACERSE GRANDES ARQUITECTOS. Ilusamente daríamos por hecho que nuestras enseñanzas en cuanto al diseño fuesen suficientes. La realidad de la educación en general, es que para llegar a ser un gran profesional se requiere complementar la enseñanza con la experiencia, y especialmente con el auto descubrimiento e invención de las formas propias (estilo…) de desempeño.  Curiosamente, los maestros siempre dan por hecho que lo mejor es re-transmitir la forma en la que fueron enseñados, siendo este otro de los síntomas típicos de la resistencia de la tradición ante lo nuevo, cuando nuestra realidad seguramente ofrece retos distintos y estrategias nuevas. En evolucionar su diseñar, ellos como nosotros, tendrán que trabajar siempre. Nos toca a nosotros prepararlos para ello, y a lo más que podemos aspirar, es a darles las herramientas que necesitarán para ello. Siendo más precisos, y reiterando lo dicho un poco más arriba,

Nuestra máxima y mejor aspiración es a prepararlos para aprender a aprender, que aprender a diseñar arquitectura en sí, pues inevitablemente, esto último solo podría caer en una enseñanza desfasada en tiempo (sería la forma en que fueron enseñados en sus tiempos de estudiantes los profesores).

Yo no creo que desaparezca nunca, ni que deba hacerlo, la forma tradicional de bosquejar y esquematizar aunque en el futuro se realicen con otros tipos de punteros, o con los dedos sobre pantallas táctiles (o en el aire). Lo que no veo es la necesidad de restringir la incorporación conjunta y paralela de las técnicas digitales. e incluso, acelerar su incorporación. Lo que es definitivo, es que la presentación de los resultados del diseño, inevitablemente se harán -en abrumadora mayoría- por medios digitales. Aquí noto una ligera prioridad, y urgencia de brindarles este plus.

* Esta idea de “enseñar a aprender” forma parte de los Siete Saberes Necesarios para la Educación del Futuro elaborado para la Unesco por Edgar Morin como contribución a la reflexión internacional sobre cómo educar para un futuro sostenible.

LINKS Y BIBLIOGRAFÍA en constante construcción

Jiang Lu, Effects of Traditional and Digital Media on Student Learning in Space Design

Zafer Bilda, To sketch or not to sketch? That is the question Zafer Bilda,Halime Demirkan, An insight on designers’ sketching activities in traditional versus digital media

Alexandre Menezes, How designers perceive sketches Ben Jonson, Design ideation: the conceptual sketch in the digital age The freehand sketch has traditionally been seen as the primary conceptual tool in the early stages of the design process. But what is the impact of digital technology on conceptual tools and sketching in particular? A multiple case study compared how design students and design practitioners used conceptual tools in everyday design situations. The outcome showed that verbalisation, rather than freehand sketching was the major conceptual tool for getting started. Moreover, the computer emerged as an ideation tool across design domains.

Tomás Dorta, The ideation gap:: hybrid tools, design flow and practiceCatherine Stones, Comparing synthesis strategies of novice graphic designers using digital and traditional design tools Banu Bulduk, The relationship of the traditional drawing education with technology and graphic design

Donna Trebell. Exploring pupils’ beliefs about designers and designing

Ming-hui Tai, et al. Using the Think Aloud Method to Observe Students

Sten Govaerts, et al. Visualizing Activities for Self-reflection and Awareness

Annemiek van Drunen, et al. Exploring workload and attention measurements with uLog mouse data

Jamie Starke, et al. Working with search results

im Kühl, Katharina Scheiter, Peter Gerjets, Sven Gemballa, Can differences in learning strategies explain the benefits of learning from static and dynamic visualizations?

Shaaron Ainsworth, The functions of multiple representations

, Should Schools Still Teach Cursive

Guitin Novin, Chapter 73: Traditional Graphic Design vs Digital Graphic Design

 Bilda, Zafer and Halime Demirkan. 2003. “An Insight on Designers’ Sketching Activities in Traditional Versus Digital Media.” Design Studies 24: 27-50.  ISSUUE GDRIVE 

Zafer Bilda PhD  Research Gate WebPage  Issuu GoogleDrive 

Brandon, Lynn. 2001. “Effects of Hand-Drawing and CAD Techniques on Design Development: A Comparison of Design Merit Ratings.” Journal of Interior Design 27: 26-34.

Cuff, Dana. 2001. “Design Software’s Effects on Design Thinking and Teaching.” Architectural Record 189: 200-206.

Gibson, Kathleen. 2007. “Automated Creativity: Digital Morphology and the Design Process.” Journal of Interior Design 32: 41-47.

Hennessy, Sara. 1999. “The Potential for Collaborative Problem Solving in Design and Technology.” International Journal of Technology and Design Education 9: 1-36.

Johnson, Timothy P. 2001. “Digital Drawing: Illustrative Drawing and Rendering with Photoshop.” Landscape Architecture, November, 44-48.

Lu, Jiang. 2005. “Bridge the Differences between the Digital and the Traditional Media.” Deliberate Design – A Deliberate Design – A Humane and Enlightened Course of Action, IDEC, Savannah, Georgia, 76-77.

Levin, Helen. 2002. “A Response to William Mitchell on ‘The Death of Drawing.’” Leonardo 35: 118.

McLain-Kark, Joan. 2000. “A Strategic Story of Using Computer Technology: The EPA Project by HOK.” Journal of Interior Design 26: 25-40.

Meneely, Jason and Sheila Danko. 2007. “Motive, Mind, and Media: Digital Sketching in the Creative Culture of Design.” Journal of Interior Design 32: 69-90.

Reiss, Gwen N. 2001. “Drawn to Perfection.” Preservation 53: 50-53. Seelig, Warren. 2003. “Digital Dialogues: Technology and the Hand.” Surface Design Journal 28: 6-11.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s