Lo inacabado e inacabable

pieter_brueghel_babel

Lo inacabado e inacabable es lo que abre la posibilidad para toda acción humana. Si hay lenguajes, así, en plural, y ciudades, y arquitecturas y literaturas, es porque, desde un principio —o al menos desde Babel— todo está condenado a no terminarse —y no hay por qué leer ahí un fracaso. “El inacabamiento —escribe en el último párrafo del libro— no es ruptura. No es tampoco provocación. Es simple rechazo de esa clausura por la cual todo se acaba, se lleva a cabo o a la cabeza, según la etimología de la palabra: se somete a la autoridad de lo razonable, al nombre de una filosofía triunfante.” Nada se acaba porque, aunque nadie se entienda, el lenguaje del arquitecto no dice ni más ni menos que el de quien talla la piedra.

Visto en Arquine, vía Alejandro Hernández @otrootroblog

Anuncios

Lápices vs Apps

Esta es continuación a una discusión que sostengo con colegas desde hace tiempo, se encuentra iniciada en la entrada de Geeks vs Fundamentalistas del lápiz, y que en aras de evolucionarla con fines didácticos, expongo aquí.

o-VITRUVIAN-MAN-LALPIZ

Para efectos prácticos, se entiende por técnica del lápiz a toda técnica del tipo similar que consista en un instrumento del tamaño, peso y forma similares a un lápiz, ya sean plumas de ave, de tinta, lapiceros, portaminas, plumones, grafos, estilógrafos, crayones, etc. etc. etc. 

En qué estamos de acuerdo:

a

Coincidimos en que el uso de la técnica tipo lápiz es hoy, y viene siendo desde hace mucho tiempo, la forma convencional en el aprendizaje de la escritura —no solo de texto, sino simbólica de cualquier índole (dibujos y textos)—, y que se nos entrena a todos desde edades muy tempranas en nuestras vidas, con gises, crayolas, plumones, lápices, y demás implementos que consisten en la misma técnica antropométrica y ergonómica; haciéndolo el medio tradicional por excelencia.

b

Coincidimos, por lo tanto, en que los estudiantes están mejor entrenados en este uso de medios tipo lápiz, y no tanto por medios digitales con los teclados, punteros (mouses/ratones), pantallas, y principalmente los programas/aplicaciones. Así como tampoco con pinceles o cinceles de artistas y similares (pinceles de aire, brochas, pasteles, carboncillos, grabador, pirógrafos, etc.)

c

Coincidimos en que paralelamente a la escritura/dibujo mediante estos medios tradicionales es que también los instrumentos idóneos durante el proceso de la conceptualización del diseño, son y han sido los esquemas gráficos de simbolización como los croquis, los bocetos, bosquejos, diagramas, mapas, etc. Correspondiéndose mutuamente en un hacer-expresar/ expresar-hacer que se supone como una “forma de estar pensando” que implica funciones interiores y exteriores (mente y manos), y medios propios y ajenos (cerebro y lápiz).

d

Coincidimos en que en su más amplia dimensión, la arquitectura tiene parentesco con todas las bellas artes, (así como con disciplinas científicas y filosóficas). Sin embargo, de las artísticas, durante su conceptualización coincidimos en que se utilizan procesos más afines a la pintura, y la escultura. Por esto…

e

Coincidimos en que durante el proceso de conceptualización es particularmente afín el proceso de la técnica del lápiz con la PINTURA y sus similares (el dibujo, el diseño gráfico, la ilustración, el grabado, etc.) Sin embargo también…

f

Coincidimos en la posibilidad del uso de MODELOS tridimensionales (maquetas) como alternativa tan válida como la primera para la conceptualización del diseño, y en el parentesco de esta alternativa, más con la escultura que con la pintura. Requiriendo al creador de habilidades manuales un poco distintas a las requeridas por la técnica del lápiz, pero en consonancia con el principio de hacer-expresar / expresar-hacer, ya que se entienden a estos MODELOS como equivalencias a las formas esquemáticas bidimensionales hechas con el lápiz, o sea, los croquis, bocetos, etc.

(De aquí que surja el cuestionamiento de si existen además de estas dos, otras alternativas tan válidas. Por ejemplo, unas más emparentadas con otras artes; la música, la danza, la poesía, la literatura, la fotografía, o la cinematografía. Todo parece indicar que sí).

g

Coincidimos en que aprender a diseñar no consiste en saber usar las herramientas de dibujo, sino en saberlo aplicar creativamente en soluciones de diseño.

h

Coincidimos en que las ideas arquitectónicas proceden del intelecto: conocimiento + experiencia + creatividad, y no de la técnica que se use (tanto de las planteadas aquí: el dibujo y el modelado, como de otras posibles).

i

Coincidimos en que es importante que los estudiantes también aprendan a usar las nuevas herramientas de diseño (es decir, principalmente las digitales).

j

Coincidimos en que el aprendizaje de estas nuevas herramientas implican tiempo para el ensayo, y por tanto también del error, que por consecuencia provoca un entorpecimiento temporal durante los ejercicios de diseño.

(De aquí que surja la pregunta ¿qué momento será el mejor para esto?).

En qué NO estamos de acuerdo:

A

No coincidimos, o no hemos establecido con precisión que tanto compartimos o no, la opinión acerca de qué tanto y cómo influyen las técnicas usadas sobre la manera de concebir el diseño. En principio hay dos posturas:

No influye: la arquitectura se concibe independientemente del instrumento usado durante el proceso de conceptualización.

Sí influye: la arquitectura se concibe de formas distintas dependiendo del instrumento que se use durante el proceso de conceptualización. Nos diseñamos diseñando.

En caso de que la primera opción sea lo cierto, no tiene sentido esta discusión. Simplemente, lo importante está en el intelecto. Pero si lo cierto es lo segundo: donde el medio (o herramienta) nos transforma la manera de crear, las conclusiones podrían apuntar hacia que los medios digitales y los medios tradicionales no son sino solo dos de muchas alternativas creativas que pueden utilizarse para el diseño con efectividad equivalente pero efectos distintos.

La computadora no es una simple sustitución del lápiz de un diseñador. Representa un enfoque muy diferente al diseño.

B

No Coincidimos en la suposición que hace un puente directo entre mente, mano y lápiz con el buen diseño, o el mejor aprendizaje de este. Dicho de otro modo: no coincidimos en la superioridad de la técnica del lápiz para alcanzar el mejor aprendizaje del diseño, y la aprehensión del quehacer arquitectónico.

C

No Coincidimos en la opinión sobre el mejor momento para incorporar las nuevas tecnologías. Hay dos posturas:

Retardar su incorporación hasta que las formas tradicionales hayan sido lo mejor aprehendidas.

Incorporarlas paralelamente, lo antes posible, de manera que se expongan a diversas formas de enfrentar el proceso de diseño.


De estas diferencias, y de la coincidencia en que otros procesos son posibles (como los modelos 3d), surge la incógnita de si podrían las técnicas digitales, a pesar de que aún no se han incorporado a la antropometría y ergonomía como lo ha hecho ancestralmente el lápiz, llegar a ser tan bien aprehendidas como esta, y llevarnos a otros niveles de creación en diseño. (Yo sospecho como algunos otros, que ya está sucediendo).

En la academia me gustaría preguntar a los colegas: ¿crees que tu forma de diseñar sea la única forma que existe para hacer buen diseño? A la obvia, y esperada respuesta negativa, procedería con ¿crees que haya muchas otras formas para hacerlo, y hacerlo bien? Tras la esperada respuesta afirmativa, continuaría con ¿crees que los estudiantes de hoy deban solo aprender a diseñar exactamente como nos enseñaron a nosotros tiempo atrás?… Esta pregunta sería más difícil de contestar. Finalmente terminaría con ¿crees que sepas otras formas de hacerlo?… Y aquí comenzarían los verdaderos problemas.

Para empezar, aquí puede verse un compendio de modelos: How Do You Design?

English: Read More

Ficción vs Realidad

inthemoon01

“In The Moon” es una película de ciencia ficción, en un futuro no muy lejano, acerca de una empresa dedicada a proveer a la Tierra de Energía solar mediante una instalación en la Luna, y que también se aprovecha de otras formas de tecnologías -a la vuelta de la esquina- para lograrlo. Algunas de sus tomas son increíbles, pero aquí les uso como antesala de otro video. Uno que no es ficción, pero que sí es ciencia y que es secuela de la película “¿Qué es Posible” hecha para la -Cumbre del Clima- de la ONU.

Para hacer conciencia…

 

A World of Solutions from MOVING ART by Louie Schwartzberg on Vimeo.

Película está producida por Lyn Lear, dirigida por Louie Schwartzberg, narrado por Morgan Freeman con una partitura original de Hans Zimmer y música adicional de Michael Brook

inthemoon02

inthemoon03