La inteligencia en los tiempos de la astucia

Mi hijo, como todo joven rebelde e idealista, ve con desconfianza que su padre esté perfectamente insertado dentro de la maquinaria capitalista, sin reparo alguno.

Hablando en términos políticos…

…entre mis amigos de antaño me siento como el miembro más a la izquierda. En cambio, entre los compañeros del trabajo y algunos grupos de amigos nuevos, siento que me consideran de derecha. Esto me pone en una posición personalmente incómoda, pues ni en uno ni en otro ámbito quisiera enemistarme con gente que aprecio, o complicarme la vida y perderme de oportunidades en la competencia del mercado profesional. Finalmente, en la presente situación del país y del mundo, pareciera que nos vemos más comprometidos a adoptar una posición — con tintes de bandos combativos — que en otros tiempos. Hay quienes siempre han estado en este menester de la política por gusto o trabajo, pero para quienes no estábamos directamente imbuidos en ella, solo se nos presentaba en épocas electorales, y, o de coyuntura. Hoy en día pareciera que la política define nuestro primer plano ante el mundo y ante todos lo demás. Las relaciones, como nunca lo había visto, se ven pasadas por un primer filtro político para casi cualquier asunto, y no sé si ha llegado al extremo de, por ejemplo; que en una oferta de trabajo se requiera de una militancia partidista.

Si hasta aquí me es relevante la imagen que perciben de mi los demás, la que le doy a mí propio hijo es más que incomoda e inquietante, pues como todo buen joven rebelde e idealista, ve con decepción que su padre está perfectamente insertado dentro de la maquinaria capitalista, sin reparo alguno.

Cuando le digo que comparto sus ideales, no me cree, y claro que tiene razón. Cómo es posible que alguien con ideas de izquierda no se dé cuenta del daño que su hacer cotidiano le hace a las causas y principios de un pensamiento de izquierda. Por ello es que hago este esfuerzo por definirle mis pensamientos.

Esta situación suele parecer una especie de ambigüedad que también pudiera confundirse con hipocresía por las conveniencias y los contextos; una especie de mimetización con el entorno inmediato, y que no es un problema solo mío.

Tal vez, por la contraposición entre izquierda y derecha, lo lógico sería pensar que se trata de una postura de centro. Y es aquí donde el análisis de lo que significan los conceptos de izquierda y derecha son importantes para saber también, dónde y qué es, un centro entre ellos. Read More