El Impasse que divide todo lo que fue de lo que será

Anécdota 1. Afuera de la Caja. El lugar en el espacio.

Empezaré por platicarles de una vez que fuimos a acampar en un llano semi desértico. Cuando llegó la noche y contemplamos el cielo nos dimos cuenta de que estábamos realmente afuera. Afuera y lejos de la urbanización que con sus luces nos impide ver ese espectáculo tan grandioso del Universo. Ese espectáculo donde vivimos y estamos sin darnos cuenta siquiera. Ahí, ahí afuera se piensa mejor el adentro de la urbe, y a eso justamente se le conoce como pensar afuera de la caja.

Esto es una analogía con referencia al lugar, o sea, al espacio, porque el espacio en el que predominantemente vivimos los humanos es el de las ciudades. Esa parece ser la caja, y las estrellas sin duda, están afuera de la caja.

Anécdota 2. El tiempo, y el cambio de era.

Por otro lado, les platicaré que llegado cierto momento del día, mi abuelo solía decir —alto, parece que ya rompió el día. —todos sabíamos bien a lo que se refería, pero por si había dudas, él continuaba— a partir de ahora, una cosa es lo que fue, y otra lo que será. Mi abuelo se refería a la hora en que se daba así mismo el permiso para beber una copa de whisky. Sin embargo, no puedo dejar de recordarlo ahora que, a partir de los inicios del 2020, el Mundo, la humanidad y su civilización en él, se encuentran en una especie de impasse entre un tiempo anterior y el que le sigue, donde se dice que una cosa será lo que fue, y otra cosa será lo que venga después.

Esto es un parte aguas en el tiempo al que unos ya están denominando como un cambio de Era. Un AC/DC como antes y después de Cristo, pero ahora con Coronavirus en lugar de Cristo. En Junio hemos entrado a recorrer el primer año DC (después de coronavirus).

Esto es una referencia al tiempo, que se une a un espacio afuera de la caja, pues estamos justo en la línea que divide —como decían los Enanitos Verdes— todo lo que fue de lo que será. O sea, que también es una especie de estar afuera del tiempo en donde podemos mirar ambas partes: el pasado y el futuro.

Aquí, en este breve lugar afuera del espacio y del tiempo, es donde nos toca re-pensarlo todo: la humanidad y su civilización, empezando por sus ciudades y sus arquitecturas.

Pero ¿debemos repensarlo todo desde cero?

Read More

HABLANDO DE CREATIVIDAD

Artículo original del 2002 Rev. Ac. Lasalle.

Hay que ver lo bizantino que puede ser la polémica en torno a la creatividad. Empezando por su etimología donde estrictamente hablando -crear- es un don exclusivo de dioses. La verdad es que la creación es únicamente atribuible a una providencia, misma que divina o no divina (no importa), aun está fuera de nuestro alcance.

Dejando a un lado este primer, fútil y teológico, génesis de la palabra, vayamos por donde Einstein aclaró, científica y filosóficamente, que así como nada se destruye, nada se CREA, sino solo se transforma (solo cambia de forma). Y por supuesto que el Hombre transforma el Mundo. Read More

Geeks vs Fundamentalistas

perspectivelyrique_neu_00

En el Café retomamos una vez más la discusión de la enseñanza del diseño por medios digitales versus medios tradicionales. Se trata de una discusión vigente en todo ámbito del diseño hoy en día, y especialmente en el de la enseñanza del diseño arquitectónico. Aún no podemos decir de que existe una conclusión a favor de alguna de las posiciones por lo que la discusión continuará todavía. Lo que podemos hacer es documentarnos y mantenernos actualizados conforme a los avances que existen al respecto. Estoy suministrando al final de esta esta entrada los LINKS a las principales fuentes que en lo particular he encontrado, y estará abierta a incorporar toda nueva liga que se sugiera.

¿Qué verdadera y lógica conexión hay entre el buen/mejor aprendizaje de comprender la forma en el espacio y su representación, con el hecho de trabajarlo a través de uno u otro instrumento?

Read More

Notas

¿Cómo define brevemente el Arquifante a la arquitectura?

Trazos

El Arquifante define la arquitectura a través de sus quince libros. Es decir, que su definición de arquitectura más amplia puede ser mayor a las quince tesis, pero cuando tiene que referirle en un solo enunciado, lo hace así:

Ingeniería, pero más que ingeniosa, de lo tangible y arte del intangible inexplicable, innombrable e inaprehensible.

Quizás, lo hace así por evitar cualquier delimitación…

Ilustraciones (algunas)

00_los_escribas00_vision_lente_gran_angular01_tangible_e_intangible02_realidad_gradual03_el_cazador_se_hace_hombre04_el_pensar_flota_en_el_ambiente05_tiempo_o_cambio06_placer_y_supresion_de_dolor07_azar_impulso_accidental08_la_razon_es_medio09_ausencia_de_autoridad

00. Los escribas 0. Vision de lente gran angular 1.Tangible e intangible 2. Realidad gradual 3. El cazador se hace hombre 4. El pensar flota en el ambiente 5. Tiempo o cambio 6. Placer y supresión del dolor 7. Azar impulso accidental 8 la razon es medio 9. Ausencia de autoridad. 10. Oasis, bosque y árbol 11. Escalas

10_oasis_bosque_y_arbol_211_oasis_bosque_y_arbol

Sinopsis

Figura_humana_eugenio

En un estado fallido, y zonas de excepción soberana en la que vivimos (2012), como opinan algunos, se abren espacios hasta para la ficción. Lo terrible, pero también lo deseable, se vislumbran por ahí permitiéndose así un escenario factible dentro de un marco imaginario. O viceversa, un escenario imaginario dentro de un marco factible, y creíble.

En ese marco, al menos de incertidumbre, se narra una historia que pretendiera ser un ab ovo (desde el huevo) para lo que después sería una exhaustiva obra teórica sobre arquitectura, pero que aquí se cuenta solo la peculiar historia sobre los artífices, que tras siglos de gestación, finalmente le dan término.

No sin la evidente intención, se hace bajo las motivaciones de un realismo mágico, y otras influencias del campo del arte y la arquitectura, como la de Paul Valery en Eupalinos. Podría ser como el Howard Roark de Ayn Rand, pero en versión latinoamericana.

Se recrea un poblado cuyas arquitecturas construyen las experiencias del personaje, quizás pretendiendo hacerlo como las calles de Comala lo hacen con Pedro Páramo; las de San Petersburgo lo hacen con el Roskalnikov de Dostoievski; o las de Dublin lo hacen con el Leopold Bloom de Joyce; y como las de Alejandría con el Darryl de Durrell. Lo cierto es que, para aquel que gusta de recrearse en las descripciones del entorno construido, encontrará material para echar a volar la imaginación.

Todo parte de la creencia en que existen quince extensos libros, o tratados de arquitectura, que fueron inspiración de un gran maestro, pero que han sido sus discípulos quienes le escribieron, como sucedió con Sócrates. Primero por un hombre de Dios (San Jerónimo), y luego por el esperado Mesías, como suele anhelarse en las mitologías. Ésta es la historia de cómo llegaron hasta este último para completar la obra. Sin embargo, es solo eso, un relato que viene acompañado por quince breves tesis que resumen cada libro del Arquifante.

Se espera que esos libros salgan a la luz algún día…