Sesgo

Combatir al propio sesgo y abrir el diálogo entre sesgos opuestos.

Para que sea posible el diálogo entre gente de opiniones encontradas, deberíamos entender, cada parte, nuestra propia debilidad cognitiva conocida como sesgo.

Considerando que todos tenemos idea de lo que es, lo definiremos sucintamente como la actitud parcial que previene la consideración objetiva de un punto de debate o una situación, y que se conocen varios tipos y particularidades según desde donde se le estudie. Por ejemplo, el sesgo cognitivo de confirmación, que es el más común en las actuales discusiones ya que es la tendencia a investigar o interpretar información de manera que se confirmen preconcepciones.

Si sabemos cómo afecta al interlocutor, comprenderemos también, cómo nos está afectando a nosotros mismos, por lo que entenderemos que muchas descalificaciones de uno a otro, aplican de manera idéntica en sentido contrario.

Una de las principales formas en las que se piensa que se debe combatir es mediante el objetivo y cabal conocimiento de las circunstancias, de manera que la verdad sea claramente demostrada con la razón. Y efectivamente, así lo sería, si, solo si, este conocimiento fuera objetivo y cabalmente accesible por todos, por igual. Pero no es así. Por más que se utilicen argumentaciones lógicas y complejas, habrá, casi siempre, que aceptar que existen áreas borrosas y otras ocultas a nuestro acceso intelectual.

Con esto preconcebido, toda acusación de mentir, señalar falacias o ignorancia, se manifiestan como un sesgo también, además de parecer ínfulas de superioridad.

Pero entonces, qué hacer. Parece difícil, pero lo pertinente cuando lo primero qué se sabe es que ambas partes estarán en circunstancias similares de conocimiento, es empezar por conceder la razón al otro, permitiendo que la evolución de la discusión vaya decantándose en los puntos donde se tienen las certezas. Sócrates lo supo desde que inventó su dialéctica, utilizando las preguntas como medio para conducir el conocimiento desde el razonamiento propio del interlocutor.

Casi por lo general, toda circunstancia tiene pros y contras, especialmente cuando hay diversas formas de considerarlas. Por lo que unas decisiones nos parecerán acertadas o equivocadas según las ideas preconcebidas (sesgos) sin que, en realidad, tengan mucha relevancia las circunstancias propias de la decisión. El posicionamiento viene ya predispuesto. Las causas del sesgo son profundas, por lo que no serán resueltas mediante argumentaciones que se mantengan en alguno de sus efectos en la periferia. Lo que quiero decir es…

¿Para qué discutir los pormenores de cualquier circunstancia si las verdaderas razones están siempre en lo profundo de la convicción existencial?

Decir lo que resulta obvio, es que todo lo que ha conformado las ideas más profundas de nuestro ser, regirán sobre nuestra postura ante toda circunstancia. Para un ferviente religioso todo lo que implique una alineación con los valores de su fe, será lo bueno, y todo lo que no, será lo malo. Y así, con los temas filosóficos, políticos, económicos y sociales de nuestra existencia.

La Prisa

Entra también otro factor acentuado por el ritmo de nuestros tiempos: la prisa por la conclusión. Se cree que cada discusión debe ser terminada con conclusiones definitivas. Aquí cabe recordar el adagio del que ríe al último ríe mejor. Solo que ¿cuándo es el último momento?

Bueno, pues, eso puede ser nunca, pero casi siempre, la demostración de lo acertado o equivocado de una decisión, llega en algún momento en el futuro de la discusión mediante algún hecho que se consuma. Nada se pierde con decir: ya veremos. Y posteriormente se podrá decir: te lo dije (aunque sea muy chocante). O quizás, sí sé es honesto: tenías razón.

El sistema, u orden social, político y económico imperante en un tiempo histórico, configura la lógica imperante. Este es el sesgo primordial. Estamos atrapados en el molde que nos da forma irremediablemente. En palabras del personaje Fray Guglielmo da Baskerville en El Nombre de la Rosa de Umberto Eco:

«Hacéis, y sabéis por qué hacéis; pero no sabéis por qué sabéis que sabéis lo que hacéis.«

Y sus variaciones pertinentes…

«Hacéis, y sabéis por qué hacéis; pero no sabéis por qué sabéis que sabéis el por qué lo hacéis.» o «Hacéis, y sabéis por qué hacéis; pero no sabéis por qué sabéis que sabéis el por qué lo sabéis.»

No es hasta que sabéis que sabéis (hacer conciencia) que será posible hackear el sesgo. Esto sería como en Inception de Christopher Nolan, traducida como El Origen, pues es un viaje a la profundidad original del ser; su convicción; su pensamiento; hasta su inconsciente. Aquí estará su lógica fundamental.

Los campos donde se manifiesta esto con mayor frecuencia y mejor conocidos son la religión, la política y el futbol. Por ejemplo, en las discusiones sobre política, cuando un nuevo régimen entra en vigor y toma decisiones nuevas y diferentes a los anteriores, o a las propuestas por los adversarios políticos, suelen lloverle las críticas y elevarse la confrontación. Todas están justificadas porque vienen de sus ideas fundamentales, donde la lógica es congruente; AA provienen de A y A. Sin embargo, el nuevo régimen no busca AA, por lo que sus premisas no serán A y A. Lo que difiere es el objetivo, y el objetivo está compuesto por las ideas originales, B y B.

Puntualicemos que en la supuesta democracia en la que vivimos, no importa si unos tienen la razón, lo que importa es que haya consenso mayoritario, puesto que se sabe que la razón puede ser relativa a estas lógicas fundamentales diferentes de las que hemos hablado, y que los pensadores de la democracia han solucionado de esta forma.

Por más que una minoría se jacte de la verdad, deberá someterse a la voluntad democrática de la mayoría.

Para continuar con la parábola de inception con ese viaje al origen en el inconsciente, pasando por un subconsciente[i] superficial, de nuestros sesgos cognitivos, podemos intentar hacer una escala de niveles, como en la película, tratando de ir bajando hasta la parte más profunda y difícil de hackear[ii].

Aquí se han puesto en una tabla sobre la icónica imagen del iceberg de la consciencia y la inconsciencia, de manera que se corresponden las ideas con los niveles de consciencia o inconsciencia. Son dos columnas porque se quieren representar las ideas de dos posiciónes: la conservadora y la progresista.

Según este esquema, para lograr convencer los de la primera columna a los de la tercera, se requiere llegar a las ideas profundas en el renglón de la inconsciencia y cambiar las ideas humanistas sociales, por las ideas liberales. Y viceversa, para quienes tienen ideas de la tercera columna, requerirían bajar hasta el renglón de la inconsciencia y cambiar las ideas liberales por las ideas humanistas sociales. Se supondría que, al hacer cambios en estas profundidades, los cambios en los niveles subsecuentes hacia arriba —hacia la conciencia— serían cada vez más fáciles de hacerse.

Aveces, parece fútil e intranscendente enfrascarse en una discusión de ideas diferentes, cuando sabemos que mientras no se cambien las del fondo, no se logrará casi nada. ¿Será esto el cambio de consciencia que se ha sugerido?

Sirva todo esto para hacer una confesión y una celebración. Por un lado confesar que en lo particular, yo fui durante mucho tiempo una persona conformada como el molde del sistema lo quiso. Y la celebración de que, finalmente en mis 50s, me he salido del molde. He hackeado la profundidad del inconsciente ideologico del sesgo. Y este blog es una bitácora que lo registra, aveces no sin vergüenza, lo admito.

[i] Subconsciente e inconsciente para algunas posturas significan lo mismo, pero por efectos de niveles de profundidad he tomado la idea de considerar el subconsciente como un nivel intermedio, más superficial, entre la consciencia y el inconsciente.


[ii] Hackear como analogía de hacer cambios en el código digital furtivamente.

Cómo me explico

La siguiente es una respuesta a la cándida recomendación de un entrañable amigo para ver el video de un conocido economista de los medios hegemónicos, cuyo discurso anti 4T es muy reconocido. Supongo que pretendía convertirme o exorcizarme, pero mejor me lo he tomado bien y le he dado mi primera impresión… 
Read More

Cómo es el Mundo sin capitalismo, pero con lo que nos encanta del capitalismo

INTRODUCCIÓN

[Esta es la primera de una serie de entradas dedicadas a la especulación razonada de un futuro mejor, utopía quizás, de nuestro Mundo. También es la conclusión.]

El análisis de los términos en la frase (tipo eslogan), y sus derivaciones en otros más, nos deja ver un significado distinto de como se entiende hoy el capitalismo. Podríamos pensar que estoy haciendo una deconstrucción malintencionada y tendenciosa para desfigurarla de sus conceptos loables de origen. Pero no es así, más bien, lo que intento es demostrar cómo, esos loables conceptos de origen, se han desvirtuado con el tiempo, convirtiéndose en algo distinto. Ha sido el tiempo y los intereses mercantiles, los que los han venido a deconstruir en lo que hoy es.

Read More

El Mundo sin Capitalismo

Geometrías y su deconstrucción

Nos encanta nuestro mundo capitalista

No podemos negarlo. Aún en la divergencia ideológica hay cosas del capitalismo que si desaparecieran de golpe extrañaríamos en demasía. Es normal, pues estamos inmersos en él. Quizás solamente las generaciones demasiado jóvenes pudieran tolerar su desaparición. Lo sabemos representado en Las Vegas como su imagen más icónica. Llena de luces y espectaculares, rascacielos, edificaciones monumentales, etc. Noches llenas de diversión por las calles, tiendas por todos lados en donde conseguir todo lo que se pueda ocurrir; anaqueles en el supermercado con más opciones por artículo de los que puedo experimentar en una vida. Boletos de avión para viajar a cualquier lugar del mundo, y, sobre todo, la ilusión de poder hacerlo. Lo más importante… la ilusión de la probabilidad de llegar a ser un día un multimillonario que pueda tener hasta una isla propia.

Branko Milanovic en su libro, Capitalism, Alone: The Future of the System That Rules the World escribe: “La dominación del capitalismo como la mejor, o más bien la única, forma de organizar la producción y la distribución parece absoluta, que con los sistemas feudales demolidos, y las batallas ideológicas entre fascismo y comunismo resueltas, quedó como un claro ganador.” Read More

La Libertad

En el Mundo real vs el Mundo sin capitalismo.

En el siguiente cuadro, me he dado a la tarea de elaborar el mismo ejercicio de esclarecimiento interpretativo, o de confusión, con los que se pretende seguir defendiendo una postura liberal merito capitalista deteriorada y dañina para la convivencia humana. Aquí estoy colocando en la primera columna lo prescrito en la teoría liberal, meritocrática y capitalista. En la segunda columna los problemas que estos están presentando, y en la tercera la diferencia que un mundo sin esos conflictos capitalistas podría tener.

Es un cuadro dividido por tema, y cada uno es una entrada. El índice es:

Read More

Cómo es el Mundo sin capitalismo, pero con lo que nos encanta del capitalismo: Conclusión

[Esta es la primera y última entrada de una serie dedicadas al análisis del capitalismo]

El análisis de los términos en la frase (tipo eslogan), y sus derivaciones en otros más, nos deja ver un significado distinto de como se entiende hoy el capitalismo. Podríamos pensar que estoy haciendo una deconstrucción malintencionada y tendenciosa para desfigurarla de sus conceptos loables de origen. Pero no es así, más bien, lo que intento es demostrar cómo, esos loables conceptos de origen, se han desvirtuado con el tiempo, convirtiéndose en algo distinto. Ha sido el tiempo y los intereses mercantiles, los que los han venido a deconstruir en lo que hoy es.

Read More

IDEAS PELIGROSAS

El adoctrinamiento de la Plutocracia

Advierten y reclaman unos de no dejarse de los adoctrinamientos de los otros, y no han visto que su reclamo es muy probable de serlo también.

No extraña que en la confrontación de las ideas se llegue al intento fanático de la instrucción y adiestramiento de las ideas a través de la educación y la propaganda. La historia es testigo de que primero la religión y luego el Estado, han sido los principales promotores de estos. Se les suma también, cualquier grupo que pueda tener los medios de encausar recursos y esfuerzos para hacerlo como la iniciativa privada, y en especial la plutocracia, quienes también participan en formas de adoctrinamientos masivos sin que se hable mucho de ello. Read More

La inteligencia en los tiempos de la astucia

Mi hijo, como todo joven rebelde e idealista, ve con desconfianza que su padre esté perfectamente insertado dentro de la maquinaria capitalista, sin reparo alguno.

Hablando en términos políticos…

…entre mis amigos de antaño me siento como el miembro más a la izquierda. En cambio, entre los compañeros del trabajo y algunos grupos de amigos nuevos, siento que me consideran de derecha. Esto me pone en una posición personalmente incómoda, pues ni en uno ni en otro ámbito quisiera enemistarme con gente que aprecio, o complicarme la vida y perderme de oportunidades en la competencia del mercado profesional. Finalmente, en la presente situación del país y del mundo, pareciera que nos vemos más comprometidos a adoptar una posición — con tintes de bandos combativos — que en otros tiempos. Hay quienes siempre han estado en este menester de la política por gusto o trabajo, pero para quienes no estábamos directamente imbuidos en ella, solo se nos presentaba en épocas electorales, y, o de coyuntura. Hoy en día pareciera que la política define nuestro primer plano ante el mundo y ante todos lo demás. Las relaciones, como nunca lo había visto, se ven pasadas por un primer filtro político para casi cualquier asunto, y no sé si ha llegado al extremo de, por ejemplo; que en una oferta de trabajo se requiera de una militancia partidista.

Si hasta aquí me es relevante la imagen que perciben de mi los demás, la que le doy a mí propio hijo es más que incomoda e inquietante, pues como todo buen joven rebelde e idealista, ve con decepción que su padre está perfectamente insertado dentro de la maquinaria capitalista, sin reparo alguno.

Cuando le digo que comparto sus ideales, no me cree, y claro que tiene razón. Cómo es posible que alguien con ideas de izquierda no se dé cuenta del daño que su hacer cotidiano le hace a las causas y principios de un pensamiento de izquierda. Por ello es que hago este esfuerzo por definirle mis pensamientos.

Esta situación suele parecer una especie de ambigüedad que también pudiera confundirse con hipocresía por las conveniencias y los contextos; una especie de mimetización con el entorno inmediato, y que no es un problema solo mío.

Tal vez, por la contraposición entre izquierda y derecha, lo lógico sería pensar que se trata de una postura de centro. Y es aquí donde el análisis de lo que significan los conceptos de izquierda y derecha son importantes para saber también, dónde y qué es, un centro entre ellos. Read More

Luis Barragán; ¿arquitecto o diamante?

160801_r28460-1200x799-1469126726

Las críticas que ha generado Jill Magid, artista conceptual estadunidense, por su popuesta de proyecto al Sn Francisco Institute, de repatriar el archivo Barragán poseído y resguardado sin mucha exposición, por Vitra en Suiza, son increíbles. Lo controversial de su idea es la moneda con la que propone realizar la operación: un diamante hecho de las cenizas exhumadas del arquitecto. Véanse, entre otras, las historias completas en el artículo del New Yorker, y un par de reacciones: en Arquine y de Juan Villoro.

[Se suma el artículo de Cuahutémoc Medina, curador de del MUAC con el que estoy de acuerdo.]

La controversia se suscita entre los valores dispares que se les suele otorgar a cada uno de los ámbitos a los que pertenecen; uno es el de la arquitectura, donde Barragán representa una de las obras y legados al campo más sublimes y valorados por el estatus quo cultural, y por el otro lado, el ámbito simbólico de las joyas que a veces también es considerado como materialista, elitista, y hasta superfluo. Especialmente los diamantes en sortija.

anillo

¿Cómo es posible equiparar a una persona de tan grandes valores con un vil diamante? ¿cómo es posible equiparar una joya con un ser humano, para empezar? ¿Quién se creen que son estas personas que creen tener el derecho de transformar una persona en una cosa?… y otras exclamaciones (sin sentido) parecidas.

Es relevante notar que la elevada dosis de romanticismo es patente tanto de uno como en el otro. Empezando por el hecho simbólico de intentar depositar un significado muy poderoso a través de un objeto, y el cursi absurdo del otro lado de creer que ahí está la persona «Luis Barragán» en lugar de, solo y puramente, una piedra que simbolizaría su legado documental. En la intención se generó la controversia, pues se intenta intercambiar en equilibrio: restos de una persona por unos restos documentales.

Mientras algunos lo podrán considerar una especie de sacrilegio, otros lo podrán considerar como un especie de ritual, o conmemoración fantástica. Cómo happening está fabuloso. Pero la cosa nos da mucho que reflexionar, como por ejemplo en los puntos en los que algunos lo consideran ofensivo socialmente hablando, ya que suponen que en una escala de valores socio económicos, Barragán representa austeridad arquitectónica, y un diamante representa un exceso (lujo) innecesario en nuestra desequilibrada sociedad. En realidad, Barragán era más un místico que un activista social. Su arquitectura no era exactamente barata y dirigida a solucionar problemas de justicia social. Aquí vemos una, equivoca, asociación entre austeridad estética y conciencia social.

Esto no hace menos lo sublime de la obra, intención y significado del legado de Barragán. Pero no confundamos la magnesia con la gimnasia.

Cpv1bcxUMAEDcg8

— A mí me interesa hacer buen negocio, dijo el empresario.

A mis amigos empresarios, hombres y mujeres de negocios les haré una encarecida recomendación, sin tener la más mínima autoridad para ello. Sin embargo, no hace falta saber mucho de economía y negocios para saber lo mal que se oyen en una conversación barbaridades como estas…

— A mí me interesa hacer buen negocio — y continuar con lo que entienden como buen negocio — necesitamos encontrar gente con la necesidad y urgencia de vender para conseguir un precio bajo, y después podamos vender a precio de mercado, o mayor.

Recomiendo no decir cosas así pues se corre el riesgo de ganarse un término que existe para personas con estas prácticas, y que es el de OPORTUNISTA; que a su vez dícese del que practica el OPORTUNISMO. Esto pudiera hacer pensar a cualquier interlocutor, o audiencia, que se tiene una idea del mundo de los negocios reducido a cosas como las que he escuchado también por ahí…

— En este mundo hay dos tipos de personas, las tontas y las inteligentes. — para rematar con — O sea, las que compran caro y venden barato, y las que compran barato y venden caro.

U otras finuras, no menos elevadas, como…

— A mí no me interesa negociar con gente que no esté en apuros y necesitada. A mí encuéntrame a quien esté urgido por rematar sus propiedades.

Sería iluso tratar de tapar el Sol con un dedo y negar que este criterio del oportunista caracteriza en buena medida al supuesto hombre o mujer de negocios en nuestros días, que fuera de buscar un rendimiento en base a los valores agregados o en lo competitivamente mejor, recurre en cambio, al desamparo y penuria de algún otro para aprovecharlo como la “inteligencia de negocios”.

El problema es que impera la ley del menor esfuerzo como si fuera parte de la definición de negocio, cuando el prefijo nec que antecede a otium, significa que es lo contrario. Y bueno, la actividad se reduce a la labor de la búsqueda del presunto en desgracia.

Ok, de acuerdo. Es una forma de hacer negocio pero si es así, solo no lo manifiesten tan abierta y descaradamente, ¿no creen?

Yo soy idealista, pero entiendo como el buen negocio a ese capaz de dar buenos rendimientos por el plus que representan los valores en sus transacciones, ya sean productos o servicios, y que se logra abrir buen camino en los mercados de cualquier tamaño y condición. Pero eso… eso es mucho más difícil.

English 

Read More

Psicópata Americano en Londres

No de los productores de American WereWolf in London,  ni de American Psyco  pero con mucho parecido a este último, se nos presenta el peor de los promocionales inmobiliarios. Más que de arquitectura per se, hay que ver lo que la publicidad interpreta de la demanda residencial -tipo apartamento de lujo- en las grandes ciudades. El articulo de TheAngryArchitect en Architizer lo describe bien, no se sabe si el personaje se dispondrá a descorchar una botella de champán, o cometerá un asesinato.

Redrow London Luxury Development Promo from Patrick Bateman on Vimeo.

Redrow Psycho from anothersam on Vimeo.