El Derecho a Ser Cosificado.

Habíame distanciado mucho de este, mi hogar cibernético. Pero parece suficiente luto tras la fatídica elección presidencial en los USA. La advertencia de “Salven al Mundo” de mi última publicación no surtió su debido efecto  y desde entonces han transcurrido muchas cosas que decir.

No obstante a todas estas cosas que están en el tintero, optaré por ganarme la perorata que mi insurrección provocará por manifestar algunos pensamientos que pudieran parecer anti-feministas. No son tales, pero hoy en día si no estás alineado al cien por ciento con sus argumentos, estás entonces en contra. No es así.

Quieres ganarte algo de mala reputación de a gratis: habla mal del feminismo. No es necesario siquiera que sea un comentario realmente machista. Solo manifiesta alguna inconformidad contra este.

Pronunciarse ligeramente en contra de cualquier postura feminista, conlleva que con toda seguridad se transgreda lo políticamente correcto, y de tomarse la diferencia parcial como la entera oposición para ser tachado entonces —invariablemente— de machista. Esto sin mencionar que si no se es un erudito letrado en literatura, historia, y teoría de género, cualquier pronunciamiento es rechazado por principio.

La parte a la que me quiero referir es una a la que la cultura feminista tiende a menospreciar por no ser precisamente de ámbito puramente ‘sociocultural’. Es decir, la parte biológica y genética. Pareciera que llegado este momento del curso civilizatorio hubiéramos alcanzado ya el estatus suficiente para disminuirlo hasta el desprecio absoluto. Y no es que así no lo deseara yo mismo, pero mantenerlo a la vista es necesario si queremos que las aportaciones de todas las esferas que lo afectan se complementen congruentemente.

Recientemente una mujer erudita en todo, por consiguiente obvio también en temas feministas, me increpó por señalar lo que otra mujer, igualmente inteligente y docta —aunque en forma distinta—, manifestó acerca de no molestarse por los piropos. (Ver Tweet )

pilar

gabenderson

Aquí tenemos a dos mujeres inteligentes manifestándose libremente acerca de lo que les gusta y lo que les molesta. La segunda estaría conforme si se promulga una ley que lo prohíba y castigue para que no vuelva a pasar, y si pasa, se inflija entonces el sufrimiento —equiparable cuando menos—, al sujeto que inflija la osadía. Cabe apenas justificar esta medida, por lo cerca que está siempre de convertirse, o alentar,  un posible feminicidio, dicen.

Sirva este ejemplo para ayudarme a denotar el punto al que quiero referirme. Y todo tiene ver, efectivamente, con la fuente de la diferencia entre hombre y mujer: el sexo. Si eliminamos la connotación sexual en las relaciones entre las personas, los efectos parecen tener muchos menos riesgos. Por ejemplo, si una persona le expresa a otra una opinión favorable—no solicitada— acerca de su portafolio, es seguro en la mayoría de los casos que no habría porque pensar en una sanción, ni restricción siquiera. Así sea entre personas de sexos distintos o iguales, y en el sentido que fuere. Sin embargo, al hacerlo de la vestimenta o del cuerpo, inmediatamente aparecen las implicaciones sexuales. Nótese que al igual que con el portafolio, los comentarios acerca de las virtudes no corporales, como la agilidad o la inteligencia, tampoco caen en terrenos peligrosos.

Hey señorita, qué inteligente se ve usted, por ejemplo.

Aquí hay dos cosas; el sexo y la intromisión. Si somos simplistas, la civilización se debe mucho a la curiosidad y eso nos hizo exitosos entrometidos. Al parecer, al cabo de algunos siglos el hombre se ha dado cuenta de que la intromisión debe tener sus límites. Y estos límites están relacionados con el sexo de los individuos… así como ocurrió con el color de piel, el credo, el lugar de nacimiento, la afiliación política y la nacionalidad, entre muchos.

Los hay avances en la civilización con mayor relevancia que otras. Tras el impulso de comer con las manos hay ciertamente muchas menos implicaciones que tras los impulsos por manifestarse apetitoso por una dama desconocida en la calle. Pero es una norma social la que se ha impuesto para que ambos se contengan. Por su relevancia, la segunda ha llegado ya a implementarse una vía legal, y puedo estar perfectamente de acuerdo. Mi disonancia está en la gama de la intensidad en las relaciones entre géneros.

Ciertamente, pocos o ningún otro ámbito, tiene que ver con las diferencias entre los humanos qué el del género, al grado absurdo que se ha tenido que transitar de considerar a uno de estos como parte también de la misma especie. Hoy en día, el lastre persiste en lo político, lo legal, lo social, lo laboral, lo cultural, y por supuesto y por excelencia: en lo sexual.

En una mirada por encima del mundo, podemos ver que a pesar de las mismas necesidades fisiológicas, encontramos diversas formas de conductas en torno a la interacción de géneros. Y si somos simplistas podríamos decir que es en realidad una sola gama que va de fría a caliente, siendo la fría la que tienen, por ejemplo, los pueblos nórdicos, y la cálida que se experimenta, por ejemplo, en Río de Janeiro durante el carnaval, por poner el opuesto máximo posible que se me ocurre.

Mientras que caminando por las calles de Estocolmo las miradas se rehúyen y evitan, en Río las miradas se retan a sostenerse y a pasar del visual, al lenguaje oral, y a otros. No deja de ser curioso que así mismo, mientras en Estocolmo por las noches en un Pub bastan algunos gestos para que se consiga pareja casual para la noche, en Río en cambio, se requieren de mayores artes del cortejo para lograrlo en una competencia mucho más intensa entre participantes.

En un lugar, supuestamente más civilizado, el lugar importa; asistir al pub en Estocolmo supone ya una factible intención, así como asistir al festival de Rio también. Sin embargo, sin Carnaval, ni estando en el Pub, los comportamientos que se experimentan en las ciudades de Río y Estocolmo son muy distintos. Baste con mencionar las diferencias conocidas con el temperamento latino versus el temperamento anglosajón. Y no tiene tanto que ver con la frecuencia en intensidad de las relaciones sexuales entre los individuos, como de su interacción cotidiana.

El pecado* está, me parece, en esa parte bio-genética que produce -inevitablemente- la sensación de cosificar al otro, a la mujer como al hombre, y que radica en la naturaleza del acto sexual.

Es curioso también que en todo lo que hacemos los humanos diariamente nos vemos cosificando a los demás y siendo cosificados sin necesariamente pasar por lo sexual. Usamos y nos usan, (hasta en el amor más puro) a veces mediando un por favor, y otras no. Pero como pasa con comer con las manos, no hay mayores implicaciones. Muchas veces nos sentimos orgullosos de servir y estar satisfechos de ello, otras no, sin embargo, no sea esto en lo sexual pues las implicaciones son de una resonancia especial.

En las relaciones amorosas, la parte sexual parece salvarse de la cosificación, pero siempre camina por una cuerda floja de la cual se puede caer fácilmente.

Como siempre, la diferencia radica en el respeto al consenso. En el hecho del respeto a la voluntad del otro a ser cosificado o no. Ahí radica la relevancia de la cosificación. Las cosas no son sujetos de respeto, pero hay que tomar en cuenta el respeto por el deseo a ser cosificado

…el derecho a ser cosificado.

*Lo escribí como pecado por relacionarlo con la cultura que lo penaliza con frecuencia, pero podría sustituirse con El quid está...

Read More

La Risa, qué cosa tan complicada

¿De qué reímos cuando nos reímos? Y ¿por qué se ponen tan serios?

La risa es esa reacción provocada por la imitación de los hombres innobles, en inesperada solución equívoca y fea, según Aristóteles al definir lo cómico (Nicola Abbagnano). Solución a la que Kant agregaría la liberación de una tensión resuelta en nada, pues nada tiene que ver con el entendimiento y que por tanto, tiene mucho de absurdo, y que además, alegra con mucha vivacidad (Ídem, Crit. Del Juicio). Lo cómico se presenta casi siempre acompañada de un desdén por atribuir la justa importancia a las cosas —la ironía— y  por la amarga burla dirigida contra algo y alguien —el sarcasmo—. Por último, no menos al caso, Bergson le denota su poder educativo y correctivo (Ídem).

Con la ironía y el sarcasmo como condimentos de lo cómico, encontramos una dosis, no siempre despreciable, de una forma de violencia. Misma que la naciente exégesis de la corrección política, considera como una reprobable e inaceptable agresión y atentado a los derechos más elementales a no ser ofendidos.

image_book

Me resulta esquizoide estar observando un mundo que se llena de voces por un lado exclamando libertad de expresión altamente sarcásticas como a las publicaciones de Charlie Hebdo, y a esas mismas voces, reclamar la censura más tajante ante la más mínima insinuación de cortejo callejero, o al insulto masivo en una contienda de fanaticadas futboleras. Por ofensas religiosas las primeras, y por misóginas y homofóbicas las segundas. Finalmente distintas formas de supuesta discriminación. Read More

Conectados, pero solitarios

Vía Clío

lonliness

De las diferencias entre estar solo y ser solitario, se entiende también -to be Connected, but Alone- Estar conectados pero solos en realidad. Este es un video adaptado de una TED talk dada por Sherry Turkle y basada en un artículo del sociologo Yair Amichai-Hanburgers.

El DISEÑO GRÁFICO es notable, nos hace conectarnos con el significado pero… en nuestra soledad tecnológica.

De montones de críticas en torno a las nuevas tecnologías y las formas de comunicación y socialización que nos engloban al día de hoy, me resultan de lo más creíble. La tecnología siempre supone una ganancia a costo de alguna perdida. Algunas de estas perdidas resultan efímeras, pero otras podrían estar dándose en la esencia misma de nuestro ser como especie: humana. Somos un grupo.

 

The Innovation of Loneliness from Shimi Cohen on Vimeo.

Noah y las redes sociales

o-NOAH-SHORT-FILM-facebook

Suelo pensar que son exageradas y tendenciosas las críticas sobre las redes sociales. Creo que son como muchas cosas, útiles o perjudiciales según sea la forma en que cada quién les use. No obstante, sin tener la intención de causar alarma, me parece que no está de más darle una reflexión y en estos cortometrajes se hace el planteamiento de manera ingeniosa, especialmente en este primero, por Patrick Cederberg y Walter Woodman para el festival de Toronto TIF en 2014, Noah:

http://www.fastcocreate.com/embed/52f396259f73d?rel=1&src=embed&veggiemode=1

Vía RopeOfSilicon

 Muchas otros cortos en internet, como The Antisocial Network…  Read More

Soledad… Loneliness

Continuando con las recomendaciones de mi hijo, en esta ocasión hablando de la soledad, está este vídeo que para referir a la persona que ha estado más sola y lejos del resto de los humanos, nos habla de Michael Collins, el astronauta que se quedó orbitando la Luna mientras que Neil Armstrong y Buzz Aldrin bajaban a caminar sobre la superficie lunar. Sin embargo, a pesar de esta innegable condición de aislamiento, los hay muchos otros humanos que se sienten más solitarios y abandonados que lo que Collins se pudo haber sentido, y a pesar de estar rodeado de gente.

 

Tocar las fibras de la emoción…

¿Cómo se hace para tocar las fibras más profundas de la emoción humana?

Este vídeo, además de ser una de las más hermosas escenas desempeñadas por un ser humano, podría hacer una seria pregunta científica:

¿Qué es lo que nos conmueve a los seres humanos?

Y podríamos situar la discusión desde dos áreas complementarias como la psicológica y la neurociencia. Lo más seguro es que ambas tengan mucho que decir y explicar al respecto.  Alguna vez leí de entre otros, a ese genial neuro-científico Vilayanur S. Ramachandran, diciendo que es posible hacer reír, llorar o enojar, según se estimule un área del cerebro. También se sabe que ciertas ondas y frecuencias sonoras, como las que conforman la música, son capaces de provocar, casi sin razón alguna, sentimientos variados como tristeza o alegría. En sus explicaciones, Ramachandran es mucho más profundo, haciendo ver que las emociones tienen tanto de físico, como de romántico lo creemos.

¿Se emocionaba el bebe con lo que significaba la letra de la canción? No, diríamos todos.

Read More

Privacidad; Transparencia vs Intimidad

scan0001

El conocido refrán –el que nada sabe nada teme- puede también dar pie a otros como -el que nada esconde nada teme-, o -el que nada teme nada esconde-. Y son aplicables a ese condición deseable en la que el individuo puede estar tranquilo y en paz pues nada en su vida podría motivar la adversidad de otros. Sin embargo, todos tenemos secretos que quisiéramos que permanecieran así, en la intimidad de nuestra propia privacidad. Llevado a la sociedad, los gobiernos que representan a los intereses de los individuos que forman países, no están exentos a tener derecho a la privacidad. Se da por sentado entonces, que las ventajas que puedan tener unos frente a otros, es la de un efectivo espionaje. Y digo –efectivo- ya que de entrada, la acción de espiar implica una ofensiva al, cito a Eammon Kelly:

-el deseo humano básico de libertad, autonomía, dignidad y respeto– y yo agregaría –secrecía e intimidad. Read More

Percepción de la Violencia: Una historia de barbarie vs. civilidad

Believe it or not—and I know most people do not—violence has been in decline over long stretches of time, and we may be living in the most peaceful time in our species’ existence.

sp-Slide070

Así empieza Steven Pinker, cuya bio puede verse aquí , varias de sus conferencias dedicadas a la investigación de una de sus últimas publicaciones: The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined. Y aunque parecería que es una campaña contratada por los gobiernos en curso para mejorar su percepción, no lo es.

Read More

Choice

In this new RSAnimate, Professor Renata Salecl explores the paralysing anxiety and dissatisfaction surrounding limitless choice. Does the freedom to be the architects of our own lives actually hinder rather than help us? Does our preoccupation with choosing and consuming actually obstruct social change?

Taken from the RSA’s free public events programme http://www.thersa.org/events

Percepciones del Tiempo

La  TP (Time Perspective) Perspectiva del Tiempo según Philip Zimbardo, es el estudio de como los individuos encasillamos el flujo de la experiencia humana, en ZONAS o CUADROS de tiempo, automática e inconscientemente. Estos cuadros varian según cultura, clase social, nación, gente. Y se aprenden a usar unos por sobre de otros.  Read More

Ciclos en Las Relaciones Inter-personales y el Amor de Pareja


Hay gente que parece vivir más aprisa que otra. Decimos que están más revolucionados (ciclos o vueltas por segundo) Es evidente que los temperamentos hacen que las personas tengan una diferente sensación del tiempo, y aunque un día son 24 horas, una parte iluminada y la otra oscura, para todos, tiene diferentes repercusiones según sea cada individuo. Algunos gustan, por ejemplo, de cambiar de pareja más frecuentemente. Esto que he llamado “temperamento” (personalidad, afectos psíquicos, humor, motivación e interacción ambiental) debe tener su más honda causa, en los ciclos circadianos y metabólicos. Es decir, de la manera en que nuestros cuerpos se han acoplado a los ciclos naturales, día/noche, Verano/invierno y también, como nuestros propios procesos químicos de liberación y consumo de energía (catabolismo-anabolismo: Metabolismo) estructuran su ritmo. Todo esto deviene en CICLOS (o revoluciones, o frecuencias), que todos experimentamos. Posteriormente, del nivel biológico y fisiológico se transmiten al social y sicológico. Esto es muy evidente en la mujer y sus ciclos menstruales, pero todos tenemos estos ciclos en los que nos sentimos más o menos propensos o afectos a determinadas situaciones, como el amor, el sexo, el trabajo, el descanso, etc. Read More

LITTLE CHILDREN film; los posibles niveles de virtud/vicio

 
¿No es el gusto por la pornografía una especie de desorden mental de un gusto natural por el sexo? ¿No es el gusto por el trabajo perfeccionista un desorden mental de una buena preferencia por las cosas bien hechas? ¿No es la infidelidad en algunas ocasiones, una circunstancia producida por el amor sincero, la atracción física y las circunstancias sociales entre dos personas, que por una u otra razón, tienen un hueco en su vida? …[…]  
 

Sé que he sido algo reiterativo con eso de la –realidad gradual-. Eso de la -forma- no absoluta de la existencia de los valores, ni de cualquier otro fenómeno social. Por ejemplo, en cuanto a la ética y la moral. Es decir, el bien y el mal. Y me ha parecido magistral la manera en que el director Todd Field, y el escritor de la novela de Tom Perrota, nos lo muestran en la película LITTLE CHILDREN.

 

 

 

Advertencia: Sean advertidos que, a pesar de no hacer el relato de la película, leer la presente entrada podría hacerles inferir algunas cosas y enterarse más de lo que quisieran saber antes de verla.

 

Incertidumbre Sustentable

Teorías Conspiratorias, Posibilidades entre azar y determinismo.

Preocupado como yo, por el imaginario social que reiterativamente recurre a teorías conspiratorias, al empezar su artículo “Conspiración y Síndrome de Jezabel”, Roger Bartra escribe…

Acaso la gente necesita combatir la imagen del caos con teorías que den coherencia al contorno amenazador. La idea de que vivimos en un mundo completamente azaroso donde puede ocurrir cualquier cosa sin causa visible resulta repelente….

Read More

Terapia

Con esa necedad, o necesidad del hombre para ver las cosas en blanco o en negro, sin gran intermediación, cuesta trabajo hacernos de la idea de que nada es tan definitivo…

Read More