Arquitecto: Doctor o Asesor

Aprovechando lo reciente de las tesis, las críticas al plagio y de los ghostwriters (escritores contratados encubiertamente), haré una analogía al oficio de la arquitectura. No deja de ser solo una metáfora pero creo que aplica también, aunque de forma distinta que como suele hacerse con el arquitecto como doctor.
Sucede que en el contexto de los profesionales -de a pie-, por decirle así al arquitecto común que no ha alcanzado el rango de semidiós cuyos remedios sean perseguidos por la cumbre de la sociedad, son requeridos no como artífices de un diseño sino como instrumentos mediadores para realizar sus propias pretensiones arquitectónicas. Estas pretensiones suelen estar supeditadas a su experiencia en las arquitecturas por lo que es frecuente que refieran a los estilos de las celebridades contemporáneas, de moda, o de algunos otros extintos en la historia.

 Sin menospreciar el derecho de las personas a hacerse su hábitat como gusten, estos gustos suelen ser más un compendio de recortes de revistas y fotografías, que un ilustrado conocimiento de arquitectura. Pocas veces es un conocimiento exacto de lo que realmente quieren, por lo que resulta necesaria la ayuda de un arquitecto como intérprete.
En este ámbito donde el profesional es mucho más un prestador de servicios a las órdenes del cliente, que un artista de firma, es que me parece que el arquitecto puede parecer más un asesor de tesis que a un doctor. Un asesor limitado a dar recomendaciones que un doctor impartiendo curas.
En la medicina las soluciones tienden a reducirse en cantidad al descartarse las que no son funcionales, y se intenta remedar los casos exitosos hasta perfeccionarse, concluyéndose que puede haber varias soluciones pero no tantas, y habilidad de perfeccionarse. En cambio, en la arquitectura se diserta entre muchas soluciones posibles por criterios estéticos sin que esto signifique el único camino a la solución funcional, por lo que se sabe que muchas otras opciones serán igualmente válidas. Además de que cada solución funcional tiene infinitas formas de expresión plástica. La arquitectura es más como un remedio eficaz entre muchos, pero nunca la cura única, mesiánica y redentora.
La Analogía: El estudiante hará su tesis. Esta tesis lo representará en la comunidad (académica). Será de alguna forma su identidad. Para realizar su tesis tiene a un asesor.

¿Es correcto que el estudiante tome fragmentos de otras tesis para utilizarlos como propios? 

¿Qué debe el asesor decirle? ¿Debe incentivar o disuadirlo de hacerlo?

Sustitúyanse: el estudiante como el cliente, la tesis por su casa, el asesor por el arquitecto, y los fragmentos de otras tesis por las soluciones arquitectónicas de otros autores.
De llevar a cabo el estudiante su tesis utilizando los fragmentos de otros, apoyado por su asesor,

¿Cómo se les verá a ambos por la comunidad?

Tan solo como faltos de originalidad y creatividad, ¿o de ética también? Tal vez esto sea exagerar. En arquitectura existen derechos de autor, pero no tal cosa como los derechos de autor para fragmentos de sistemas constructivos, estilos, ni gestos estéticos. De hecho en México deberán cumplir la exigencia lógica de originalidad, pero la verdad es que con el tiempo, la comunidad juzga y sentencia irremediablemente. Digamos que en arquitectura, muchos inventos particulares pasan a ser propiedad del bien común. Quizás hasta sea ejemplar del conocimiento colaborativo y la sociedad capitalista pueda aprender algo de esto. Finalmente, quedan configuradas las ciudades por sus habitantes como lugares de plagiarios de tesis, o auténticos creativos. La trascendencia de estos artífices queda fusionada con la de los usuarios en el anonimato en masa, y no hay más gloria que ser parte del todo. Aunque sus talentos sean reales y tan sobresalientes como los del Star System.

Anuncios

FE y FATALISMO / FAITH & FATALISM 

FullSizeRender

Este fin de año descubrí un patrón anímico. Más precisamente, un común denominador en las expectativas del Mundo entre las personas que rodean nuestro núcleo familiar, y que se reúne en fiestas decembrinas, que cabe enfatizar, se trata de festividades de tradición especialmente religiosa, cristiana en particular.
La peculiaridad encontrada es “el fatalismo“: una visión pesimista y decadente de nuestra realidad. En realidad no había encontrado el término de fatalismo hasta que lo leí en un texto de Steven Pinker en Edge.org (Human Progress Quantified).
Siendo honesto, quizás tampoco es una casualidad que recurra a las lecturas de Pinker, quién tras escribir The Better Angels of our Nature, resulta ser de las pocas voces que suenan más esperanzadoras de hoy en día, aunque solo sean realistas.
Lo que no debería resultarme tan extraño es que estas voces fatalistas provengan en su mayoría de quienes tienen su esperanza cifrada en un ente perfecto como Dios, y que por lo tanto, lo humano les resulte tan poco esperanzador, e incluso, les provoque mayores desconfianzas que otra cosa.

¿De qué sirve un dios si eso va a significar la desconfianza en nuestra especie?

Ok, es cierto, los humanos nos hemos equivocado mucho y hemos cometido terribles acontecimientos a lo largo de nuestra historia, pero hasta un supuesto padre podría estar orgulloso de lo que su hijo, sin más ayuda que ninguna, ha llegado hasta este punto. Así sea este punto la civilización que tenemos hoy en día, en donde sabemos muchas cosas, y no sabemos muchas más, teniendo en cuenta incluso, que nunca las llegaremos a saber.

Pinker señala:

Una creencia común entre los activistas es que cualquier dato optimista debe ser suprimido para no adormecer a la gente en la complacencia. En su lugar, hay que mantener el calor por lamentos sobre las crisis en curso y regañando a la gente por estar insuficientemente aterrorizada. Desafortunadamente, esto puede conducir a un peligro complementario: el fatalismo. Después de que se nos dice que la pobreza siempre va a existir; y que los dioses castigarán nuestra arrogancia; y la naturaleza se levantará y se vengará de nuestro despojo; y  que el reloj está inexorablemente marcando la hora última de una medianoche de holocausto nuclear y de catástrofe climática… es natural concluir que la resistencia es inútil y deberíamos festejar mientras podamos. La poderosa figura de una gráfica que invita a identificar las fuerzas que están empujando una curva hacia arriba o abajo, nos llevan a empujar aún más en la misma dirección.

Se encuentra así que tener fe, irónicamente, puede significar tener pocas esperanzas en nuestro Mundo, en contraste con quienes pueden tener confianza en que hombres, mujeres, jóvenes, filósofos, artistas y científicos, podrán encontrar la brecha más conveniente para conquistar un futuro más prometedor en este Mundo. Ya que, obvia decir, ese futuro prometedor está garantizado para los creyentes, pero no en este, sino en otro mundo más allá. Lo que me hace pensar, metafóricamente claro, en ese supuesto padre que solo nos ha estado mirando, y como va a recompensar a los esperanzados y optimistas que hacen mucho más por el futuro, que aquellos fatalistas creyentes en una recompensa en otro lugar, desestimando las acciones de los otros.

English Read More

En el proceso está lo nuevo



La forma de diseñar es forma de pensar (nos diseñamos diseñando)

En el diseño arquitectónico existe una usual estrategia relacionada con su método de procesar, que consiste en el traducir su concepción real (triDimensional) a vistas ortogonales y bi-dimensionales llamadas plantas, cortes y alzados. Este proceso además de ser efectivo, sumamente útil y práctico, fue por supuesto, acogido por la academia en forma natural, ya que no existían formas alternativas que le superaran. Todo buen diseñador y arquitecto acaba sabiendo que la realidad es que diseñamos imaginando objetos en tres dimensiones, que luego traducimos en sus vistas ortogonales correspondientes para establecer sus condiciones constructivas y de fabricación.

Sin embargo, en muchos casos este ‘saber’ no llega hasta avanzadas instancias, dentro o fuera del claustro académico, y se acaba teniendo que el efecto real (tridimensional) es un producto del diseño bi-dimensional y ortogonal de plantas, cortes y alzados. Dentro del proceso de diseño, pareciera que se comienza por las representaciones ortogonales y se termina en el volumen tridimensional. En sí, esto no significa algo malo, pues al fin tendremos un objeto arquitectónico tridimensional que inclusive puede tener muchas virtudes.
Lo importante aquí es notar que recientemente (y ni tanto) han estado apareciendo unas herramientas que pueden revertir el sentido, haciendo que podamos trabajar desde siempre en la realidad de la tercera dimensión, ya que su traducción a las vistas ortogonales se hacen automáticamente por un sistema digital. Es decir que podemos empezar por el modelo tridimensional y terminar por sus representaciones bi-dimensionales, que servirán como los documentos de obra y fabricación.

Actualmente, en la academia tenemos el problema de que estas representaciones no se hacen bien pues el uso de la herramienta es deficiente. Por lo tanto, el problema se solucionaría cuando su manejo sea eficiente, y esto dependerá del tiempo en que cada quien pueda habilitarse en su uso lo suficientemente bien.

Como docentes podemos contribuir a acelerar o aplazar tal cosa.

Por otro lado, estas nuevas herramientas se presentan cada vez más con mejores formas para trabajar en la tercera dimensión, prestándose para una mejor comprensión de la mismísima geometría en la que finalmente, se basa nuestro conocimiento sobre el espacio. Es aquí donde el estudio del mismo espacio puede ser mejor comprendido.* Luego entonces, la habilidad que los estudiantes pueden adquirir para dominar el manejo de los objetos en el espacio va aumentando a razón de menor tiempo que si lo consideramos mediante técnicas tradicionales**.  Esto supone una progresión en las posibilidades de composición formal que va adquiriendo el estudiante al ir dominando estas nuevas herramientas.
Actualmente, dicho dominio no se alcanza durante la carrera, a menos de que por cuenta propia, el estudiante se habilite en estas técnicas. Si lo hace previamente lo aprovechará durante toda su carrera, y si lo hace durante ella, llegará a su dominio, si acaso, en las últimas instancias.

Si el tiempo es oro, if time is money, se supondría que la incorporación de estas nuevas tecnologías convendrían siempre lo más tempranamente posible.

(Esta entrada es una continuación de Geeks vs Fundamentalists)
*Aquí me estoy refiriendo a la comprensión del espacio como entidad geométrica y formal. Las consideraciones estéticas, psicológicas y metafóricas, requerirán ir más allá.
**(Dentro de estas ultimas, la elaboración de maquetas seria una de las más adecuadas, ya que es el modelado en tres dimensiones de la forma).

Space oddity, indeed: 18 talks from astronauts, including Chris Hadfield

Teníamos que agregar esto aquí

TED Blog

Chris Hadfield, the Canadian astronaut who’s become a YouTube sensation aboard the International Space Station, has showed us why tears won’t fall in space and the dangers of clipping one’s fingernails in zero gravity. But he has truly outdone himself with his latest video. Scheduled to leave the space station tonight at 7pm – and to touch down in Kazakhstan hours later — Hadfield has remade David Bowie’s “Space Oddity.” (For those not up on their Bowie song titles, this is the song that starts: “Ground control to Major Tom.”) Watch it — it’s truly awe-inspiring.

At TED, we’ve had talks from explorers of the mind, charterers of the polar regions and investigators of insects. Today, we’re taking a look at talks from those who’ve seen the earth from outside its atmosphere. All of these TED, TEDx, and TED-Ed speakers are astronauts, yes, but they also have…

Ver la entrada original 149 palabras más

Algo más de dpr-barcelona. Gracias!

dpr-barcelona


Svalbard. Photo by Reuben Wu

“Any environmental design task is characterized by an astounding amount of unavailable or indeterminate information.”
—Nicholas Negroponte, The Architecture Machine

The North and South Poles are somehow a terra incognita for architects. The harsh conditions of this environments are related more with the power of ideas than materiality, while we are still speculating about how to conquer this territory of the virtually unknown, as Peter Cook pointed on MAP 001 Antartica. These territories, the Artic and the Antartic, has been inspiration for artists, poets, musicians and architects, who have been working to discover the secrets hidden behind the masses of ice that shape these lands.

With all this facts in mind, it is interesting to revisit some history about built projects in this areas, such as the Halley VI Antartic Research Station or the Princess Elisabeth Station as examples to understand what have…

Ver la entrada original 1.211 palabras más

Fascinante y muy interesante:

dpr-barcelona

There has been a renewed interest on underground shelters, infrastructures and projects in the past months. But, why are we going back to subterranea once again? From underground infrastructures to international underground laboratories, the idea of exploring the entrails of the planet is at the same time, poetic and provocative. As David Macaulay points on his book Underground:

Beneath the buildings and streets of a modern city exists the network of walls, columns, cables, pipes, and tunnels required to satisfy the basic needs of its inhabitants. The larger city, the more intricate this network becomes.

But when talking about information, the idea of creating an underground space it’s quite understandable: it represent a safer space, with the right temperature and designed to protect our most important data to be preserved for the future. The project Underground information chambers [mining 01100100 01100001 01110100 01100001] by Eva Papamargariti

Ver la entrada original 1.038 palabras más

Apollos moon sites sharpest views

Abonando a la eterna discusión sobre la veracidad del evento Alunizaje, el cual se pone en duda por algunos, argumentando que todo fue un montaje filmográfico para engañar al mundo entero, en una de las más célebres Teorías conspiratorias existentes, la NASA a publicado las recientes fotografías tomadas por su Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), un satelite artificial que gira al rededor de la luna. Se dice que son las más claras y cercanas fotografías que se han tomado de los sitios, supuestamente, visitados por las misiones Apollo.  Seguramente, será manterial que también servira para los contra-argumentos de los detractores, pues material residual de aquellos sets cinematrográficos, nunca se han tenido.

Imágenes, leer más Read More